Blog dedicado a analizar el origen, desarrollo y actualidad de la sustitución étnica que se está produciendo en Europa en nuestros días: la Gran Sustitución.

martes, 20 de junio de 2017

14- LA GRAN SUSTITUCIÓN: EL CASO FRANCÉS



Francia. El país vecino. El territorio en el que muchos ven la cuna de Europa con el Imperio construido por Carlomagno. Sin duda una de las naciones más antiguas de Europa y posiblemente junto a Alemania el otro gran pilar del Viejo Mundo. Paradójicamente, todos estos honores no están impidiendo que hoy por hoy sea posiblemente el país europeo más afectado por el proceso de sustitución racial. Para profundizar y tratar de explicar la situación que se vive en Francia trataré los siguientes aspectos aplicados a dicho país:
  1. Distribución de la población general
  2. Distribución de la población inmigrante
  3. Tasas de natalidad por regiones
  4. Zonas más dinámicas económicamente
  5. Contraposición campo-ciudad
  6. Apoyo a las opciones identitarias



Siempre conviene recordar que las fuentes utilizadas para la realización de estos artículos son las oficiales por lo que debemos  tener en cuenta que no son del todo fiables ya que no responden a criterios raciales. Por ejemplo, un argelino de tercera generación será considerado francés y no quedará registrado como extranjero, por lo tanto, posiblemente las cifras de inmigrantes sean mayores de las que aquí se dan. Hecha esta aclaración, pasemos a explicar la situación:
Distribución general de la población
En Francia observamos que los cerca de 63 millones de habitantes se distribuyen principalmente por las zonas de costa donde se encuentran también las mayores ciudades.


La capital, París y su hinterland (la llamada Isla de Francia) es el núcleo más importante conteniendo a unos 12 millones de habitantes.

Como ya he adelantado, las principales ciudades se encuentran en las zonas de costa a excepción de París y otros enclaves urbanos del interior.









La economía francesa
La distribución de la población y la estructura urbana no responden al azar sino que dependen principalmente del nivel de desarrollo económico de las diferentes zonas. En este otro mapa podemos observar como las zonas más dinámicas económicamente son las que más población concentran:


Mucha población se concentra también en las regiones francesas que se encuentran dentro de la llamada ‘’Banana europea’’, una gran megalópolis de tamaño continental muy industrializada y urbanizada que recorre varios países europeos.
*Conviene revisar el artículo referido a Alemania, país por que el también pasa esta ‘’banana europea’’ (12-La gran sustitución: El caso alemán)











Distribución de la población inmigrante y tasas de natalidad
Como en prácticamente la totalidad de los casos, las zonas más pobladas, más urbanizadas y más desarrolladas económicamente son las que más población inmigrante atraen por motivos laborales. Francia, octavo país del mundo que más inmigración, recibe es un buen ejemplo de ello. Este mapa bastante detallado muestra bien el fenómeno:
Otro mapa que ilustrativo es el siguiente:

Por si esto fuera poco hay que tener en cuenta que esas zonas también son las que registran las mayores tasas de natalidad. En Francia la media de 2 hijos por mujer (Bastante superior a las cifras españolas lo que no implica que sea motivo de celebración) responde principalmente a esos inmigrantes nacidos en Francia y por tanto considerados franceses.

 Llegados a este punto podemos decir, por tanto, que la mayor parte de los inmigrantes se concentran en las zonas más urbanizadas, más pobladas, más  dinámicas en lo económico y son los que más hijos tienen, bastante por encima de la población autóctona.

Media de edades
Otro fenómeno importante y en relación con todo lo dicho es la media de edades por regiones en Francia. Cabe reseñar que los que emigran normalmente son jóvenes ya que las economías de los países emisores de población no son capaces de absorber toda la mano de obra disponible que es eminentemente joven. Además es precisamente la población joven la que está en edad de tener hijos (Diciéndolo con otras palabras, la ‘’juventud crea juventud’’). Dicho esto hay que tener en cuenta que el tener un proyecto familiar requiere de unos recursos económicos mínimos, por todo ello las zonas más desarrolladas económicamente hablando son las regiones más ‘’jóvenes’’ de Francia:


Como podemos ver a finales del siglo XX, de cuando data este mapa, ya era plenamente perceptible el fenómeno. Podemos decir por tanto que la Sustitución racial no se produce de manera completa sobre toda la población, sino que primero se dará entre los sectores más jóvenes y después sobre la población en su conjunto por pura natalidad. Esto se explica porque, como ya he dicho, los inmigrantes son normalmente jóvenes y tienen más hijos, con lo cual ‘’producen’’ continuamente población joven que retroalimenta el fenómeno.

Llegados a este punto podemos dar la vuelta a los planteamientos dados hasta ahora: Las zonas rurales, menos industrializadas, menos urbanizadas y con mayor población no-joven son las que concentran más ‘’franceses auténticos’’ (O por qué no decirlo, franceses a secas). La dualidad campo-ciudad y regiones ricas-regiones pobres cobra especial importancia en el fenómeno de la inmigración y de la sustitución racial lo cual no es exclusivo de Francia sino de la mayor parte de los países europeos tal y como he venido comentando en otros artículos de esta página.

Resistencias y esperanzas
Tras todo lo dicho, ¿Se puede hacer una llamamiento a la esperanza? Muy posiblemente como reacción a una situación tan catastrófica Francia tiene uno de los movimientos nacionalistas más desarrollados de toda Europa occidental: Por un lado el Frente Nacional que, a pesar de no haber puesto a Le Pen en el Elíseo, tiene un apoyo electoral considerable y en franco crecimiento (Lo que le diferencia del resto de fuerzas políticas que se encuentran en descomposición). Pero también tenemos grupos juveniles y fuertemente militantes como Generation Identitaire y otros similares que realizan numerosas actividades al margen de lo puramente electoral.  El creciente apoyo a estas opciones nacionalistas se debe a diversas causas como por ejemplo el rechazo a la Unión Europea pero sin duda el tema migratorio y el reemplazo demográfico asociado a él han sido determinantes. El problema es tan evidente (y no solo por el terrorismo) al pasear por ciudades como París o Marsella que el silencio mediático es ya ineficaz para tapar el problema. Si bien muchos patriotas españoles han sufrido cierto desaliento ante el resultado de las elecciones en Francia lo cierto es que el crecimiento que ha sufrido el Frente Nacional ha sido bastante espectacular. En este primer mapa podemos observar el apoyo a la formación en las elecciones europeas de 2014, revelando el rechazo que generaba la Unión Europa en Francia hace ya tres años.


Otro mapa remarcable es éste, donde se observa el aumento del apoyo electoral al Frente Nacional en tan solo cinco años, tiempo que en política es realmente poco.









Llegados a este punto conviene preguntarse, ¿Quién vota al Frente Nacional? ¿Dónde se encuentran los franceses nacionalistas?
Para tratar de responder a esta pregunta conviene remitirse nuevamente a todos los 
mapas mostrados hasta ahora: Primero tenemos París, donde se ha votado mayoritariamente a Macron, la opción pro-unión europea y pro-inmigración. Esto no debe extrañarnos ya que algo similar ha ocurrido en Londres con el Brexit, en Ámsterdam con Wilders o en las principales ciudades estadounidenses con Trump. Debemos asumir que las principales capitales europeas ya no son tal en tanto que la población nativa que allí reside, en muchos casos, es minoría frente a las masas de inmigrantes. Además, las grandes urbes concentran también a un gran número de ‘’europeos progres’’, lo que explica que sean auténticos bastiones del Globalismo tal y como revelan las recientes citas electorales citadas.
A partir de aquí, conviene diferenciar varias zonas de apoyo al Frente Nacional. Una gran zona interior rodeando París y en torno a las fronteras del este. Como bien indicar el mapa sobre economía que hemos colocado más arriba, esos territorios se han visto afectados por cierto estancamiento económico con las consiguientes crisis sociales. El apoyo a Le Pen en esas zonas se explica más que por el rechazo a la inmigración, que también ha influído, por la crítica creciente a la Unión Europea y la atracción que comienza a generar el programa de proteccionismo económico planteado por el Frente Nacional.
Después, las zonas rurales del interior también han mostrado su apoyo en las recientes elecciones a la opción nacionalista, consolidando la contraposición campo-ciudad de la que hablaba anteriormente.
Finalmente tenemos la costa mediterránea francesa, donde el Frente Nacional también se ha expandido en estos cinco años (2012-2017) Es en esta zona específica donde sí que podemos asociar este apoyo electoral al rechazo a la inmigración ya que es una de las zonas donde más no-franceses residen. Es éxito es especialmente reseñable teniendo en cuenta que existen núcleos como Marsella, fundada hacia el 600 a.c. por los griegos, que lamentablemente poco tiene ya de europea.
Conclusiones
Francia sufre una situación que roza el desmoronamiento absoluto. Muchos pueden pensar que el terrorismo islamista es el principal problema pero hay que considerar que, mientras que éste produce centenares de muertos al año, la sustitución racial hará que en unas pocas generaciones los no-franceses (Y por tanto no-europeos) acaben por superar numéricamente a la población nativa por miles. Debe perseguirse el terrorismo, qué duda cabe, pero también deben ejecutarse políticas radicales para evitar que las poblaciones autóctonas del viejo continente sean barridas del mapa, cosa que puede hacerse (Y de hecho se está haciendo) sin pegar un solo tiro. Los genocidios no tienen por qué ser violentos necesariamente.
Solo nos queda esperar que en Francia las opciones nacionalistas (Tanto las que se centran en el electoralismo como las que no) continúen concentrando apoyos a la par que el resto de sus rivales continúen disolviéndose (Veáse la social-democracia en todo el continente)
Sin más mandar desde esta humilde plataforma todo el apoyo a la nación vecina, país que por cierto ha tenido y tiene una extraordinaria influencia sobre España y muy posiblemente tendrá en un futuro aunque ese es tema ya para otro artículo.

viernes, 17 de marzo de 2017

NOTAS SOBRE LOS PARTIDOS IDENTITARIOS Y SU POSIBLE PAPEL HISTÓRICO

Con motivo del auge de ciertos movimientos de corte nacionalista en todo Occidente, a destacar Trump en los Estado Unidos como su principal representante, he sido testigo de como desde el área patriótica española llueven las críticas no solo a este personaje, sino a otros del mismo estilo pero que actúan en Europa por ejemplo Le Pen en Francia, Hofer en Austria, Wilders en Holanda,…
La crítica, que en sí no es algo negativo, me parece que en ciertos casos resulta un tanto carente de profundidad y sentido. Básicamente, el rechazo por parte de gran parte de los sectores nacionalistas más radicales en España viene dado por dos ideas: Una, que estos partidos son disidencia controlada y que secuestrarán la Revolución.
Creo que, al estar centrada mi página en el tema migratorio principalmente, conviene que de mi opinión al respecto de estos partidos en tanto que uno de sus principales planteamientos es el rechazo a la inmigración especialmente la musulmana.
Adelanto, por si alguno desea cerrar la página en este mismo momento, que yo, considerándome un nacionalista revolucionario, refiriéndome con esto a que tengo una ideología en muchos puntos cercana al fascismo, veo a estos partidos como algo positivo y entiendo además que tendrán un papel histórico beneficioso. Es por ello que a lo largo de este texto trataré de desmontar las dos ideas anteriormente mencionadas: Disidencia controlada y secuestro de la revolución. Ambas aborrecibles.
La base de este error de concepción viene dado primero por la incomprensión de la importancia del voto y segundo por no entender el papel que estos partidos identitarios (O de extrema derecha) tienen y tendrán en un futuro.



El voto
La importancia del voto dentro del patriotismo español está claramente sobredimensionado, muchas veces considerado clave cuando en realidad no es más que algo ínfimo y sin importancia. Un mero instrumento y sin lugar a dudas, no el más importante. Ni Europa ni España se salvará metiendo un papel en una urna de cartón, eso debe quedar claro desde el minuto uno.
La auténtica labor de un los autodenominados patriotas debe ser el activismo, siendo el voto un complemento a éste y no al revés.

El papel de los partidos identitarios
Como ya he comentado tampoco se entiende ni el valor ni el potencial papel de los partidos identitarios. Su único papel, a ojos de los nacionalistas más radicales, no debe ser más que el de barrer las estructuras de la Globalización. No serán más que un tránsito, una transición y no un fin en sí mismos. Para entenderlo mejor, deben ser vistos como el punto de salida en una carrera, no la meta; como los cimientos de una nueva Europa, no como el tejado una vez ya completada el resto de la estructura.
Conviene, sin embargo, profundizar en esta idea de cara a dejar claramente establecido que se puede esperar de estos partidos en el más optimista de los casos. Para ello, lo explicaré utilizando uno de los planteamientos marxistas básicos: Estructura y superestructura. Siendo la estructura el sistema económico y la superestructura, sostenida sobre la anterior, la política y la cultura.
Aplicando este principio a nuestra situación tenemos la estructura, es decir, la economía capitalista en su fase global, la Globalización en sus aspectos puramente económicos.
Sostenida sobre esta estructura estrictamente económica, la superestructura ideológica y cultural de nuestro tiempo: El neoliberalismo como modelo político y el pensamiento posmoderno como base ideológica y cultural.
Pues bien, la eliminación del actual sistema económico global (Estructura) supondría la caída de todo el sistema neo-liberal a escala mundo junto con el pensamiento posmoderno (Superestructura) Esta operación es lo que principalmente se puede lograr a través de los partidos identitarios.

En economía plantean la recuperación del control sobre la economía, a través de la reaparición de los aranceles, el control de la moneda, la reconstrucción de una industria pública,… En definitiva, la recuperación de una economía de corte nacional (Si bien es cierto que aún dentro del liberalismo) Estas políticas supondrían la caída de uno de los grandes pilares de la Globalización: La Unión Europea.
En política, supondría el regreso de los estados-nación, con todo lo que ello implica: Autonomía de poderes exteriores, capacidad de maniobra desde el Estado,… A este respecto también podría incluirse la recuperación de las fronteras como algo real, no meramente ficticio como son hoy.
Muy conectado con lo político, podríamos señalar lo militar, y es que la Globalización, o más bien los que la manejan, también tiene su ramificación marcial: La OTAN, un auténtico ejército internacional que ha sido desde el final de la Guerra Fría el castigo para todo pueblo que haya tratado de ir por su cuenta al margen de lo que dictasen los poderes financieros, véase Siria, Libia y otros ejemplos por todos conocidos.
La eliminación de esta ‘’Alianza’’ también supondría que los ejércitos volverían a ser operativos y útiles, ya que hoy por hoy, y más en el caso español, los ejércitos miembros no cumplen su principal función: La defensa de la nación a la cual representan.
En lo social, los identitarios supondrían la recuperación del orden. Bien es sabido que actualmente las situaciones que se viven en ciudades europeas milenarias como París o Bruselas son totalmente insostenibles.
Muy relacionado con lo social, podemos señalar la inmigración, la cual será reducida enormemente lo que, sin embargo, no supondrá el fin del avance de la Sustitución racial ya que seguirán existiendo enormes bolsas de inmigración. Este tema lo he desarrollado ya ampliamente en este otro artículo: http://gransustitucion.blogspot.com.es/2016/09/10-partidos-identitarios-la-salvacion.html
Finalmente, mencionar también la ideología y la cultura, la cual hoy por hoy está sostenida básicamente por la Globalización con principios tales como el cosmopolitismo o la idea de ser ciudadano del mundo. La caída de este discurso junto con el triunfo de opciones políticas nacionalistas, permitiría, a corto-medio plazo, la normalización de otro discurso más radical: El nuestro. De ésto ya estamos siendo testigos hoy en tanto que ideas que hasta hace bien poco eran considerables intolerables, tales como la prioridad de los nacionales o las críticas a la inmigración masiva, son ya debatidas a nivel popular. Esto no quiere decir que no quede aún muchísimo camino por recorrer.

Para mí, esto es todo lo que se puede esperar de los llamados partidos de extrema derecha europeos. Puede que hay más, pero estos son los puntos básicos. La conclusión es clara: Pueden disolver la Globalización.
Ningún patriota, ni español ni de otra zona de Europa, ve la disolución de la Unión Europea o el control de la inmigración como algo negativo. ¿De dónde viene entonces el rechazo tan generalizado a los identitarios?
La crítica, como ya he adelantado, se basa en la idea del secuestro de la revolución. ¿En qué consiste?
Pongamos el ejemplo de la nación vecina: Francia. En un hipotético futuro con Le Pen en el Elíseo, una revolución patriota será imposible ya que con simplemente el restablecimiento del orden en las calles, una gran parte de la población francesa quedará satisfecha y por tanto, jamás se levantarán para derrumbar el sistema existente.
De esta idea, se entiende que los nacionalistas más radicales, esperan, como quien espera a un Mesías, el derrumbe del sistema capitalista global por su propio peso para desde las ruinas, construir un estado nacional, social y revolucionario.
Esperar tal cosa puede señalarse claramente como un suicidio aceptado, más si cabe ante la situación demográfica que vive Europa. Si de algo carece nuestra civilización es de tiempo, y por ende, no debemos tener fe en un colapso como éste. Prueba de ello es como gran parte del movimiento nacional en España, consideró que la crisis del 2008 despertaría al español medio de la ensoñación provocada por el bienestar a partir del ladrillo. Hoy por hoy, podemos considerarnos aún el pueblo más dormido y más progre de toda Europa junto con Suecia.
Los identitarios, como ya he desgranado, pueden hacer caer la Globalización y aun así permanecemos a la espera de un colapso a escala mundo que jamás va a llegar o si lo hace, no a tiempo.
Del mismo modo esta idea invita a la inacción: Mientras que el sistema no se derrumbe no podemos hacer nada, con lo cual hasta ese día lo mejor es esperar y no dar palo al agua. Este defecto no se aplica a todos los patriotas, lógicamente, pero si a un gran número de ellos.

Sobre el papel todo queda muy bien pero lo importante es su aplicación en el mundo real, la teoría está muy bien pero sin aplicación práctica no tiene ningún tipo de validez, con lo cual, vayamos  a casos concretos para ver si se da el supuesto secuestro de la revolución:
Hablemos primera de Europa del este donde hay gobiernos fuertemente conservadores en el poder.
Podemos citar los ejemplos de Polonia, Hungría o Eslovaquia que, aún teniendo gobiernos nacionalistas y conservadores, con control de las fronteras, defensa de sus soberanía frente a Bruselas, inmigración mínima,… existen movimientos de corte fascistas con un dinamismo envidiable. Son muy conocidas, además de francamente impresionantes, las manifestaciones en Polonia, por poner un ejemplo.
El caso de Hungría también es destacable. Abro un paréntesis para reflejar la hipocresía de algunos que critican a ciertos identitarios por ser liberales como si Orbán, el primer ministro húngaro, no lo fuera también y eso no impide que sea alabado por estos críticos.
Pues bien, a pesar de que el gobierno húngaro esté formado por ‘’conservadores liberales’’ existe Jobbik, organización con fuerte presencia en el parlamento y fuerzas paramilitares en las calles de corte claramente fascistas.
Estos ejemplos son extensibles a gran parte de los países de Europa del Este incluyendo las repúblicas bálticas. Los conservadores no han absorbido a los patriotas más radicales, al contrario, el crecimiento se ha producido de manera paralela. Convendría estudiar hasta qué punto ambos movimientos se retroalimentan, pero ese ya es otro tema.
Algunos podrían reprochar que no se puede tomar a Europa del este como ejemplo en tanto que su pasado bajo la órbita comunista ha hecho que ahora el patriotismo y la defensa de la identidad sea una de las señas de identidad de sus comunidades.
Sin embargo, el fenómeno puede observarse también en Europa occidental. Tomando nuevamente a Francia como ejemplo, podemos observar como el auge del Frente Nacional, que se ha moderado con años, no ha borrado del mapa a grupos como Generation Identitaire considerablemente más radicales. Nuevamente se da un crecimiento paralelo.
¿Cómo es esto posible?
Básicamente porque en estos movimientos patriotas la militancia está claramente diferencia del voto: Un joven de Generation Identitaire puede votar al Frente Nacional en el próximo mes de abril y a nadie se le ocurriría negar su compromiso con la causa ni acusarle de ser ‘’mal patriota’’.
Del mismo modo hay que entender que el Frente nacional recoge principalmente el apoyo de personas adultas mientras que los grupos más radicales son eminentemente juveniles.
A partir de estos dos principios, se entiende perfectamente la complementariedad de las dos corrientes y el fenómeno de crecimiento paralelo entre ambas.

En España esto no funciona así. Militancia y voto sí que van unidas. La mayoría de agrupaciones se encuentran obcecadas en presentarse a unas elecciones en las que jamás van a obtener representación. Con esfuerzos sobrehumanos logran acudir a unos comicios tras otros a sabiendas de que no van ni a acercarse a los grandes partidos. Esto es así principalmente porque estos partidos provienen principalmente de la Transición, momento en el cual sí que tuvieron un apoyo en las urnas superior al actual y entienden, teorizo, que el retirarse de la lucha electoral sería un paso atrás.
Nada más lejos de la realidad, tenemos el ejemplo de Hogar Social Madrid, que sin presentarse a ningún tipo de cita electoral (Por el momento) es una de las instituciones más conocidas y apoyadas del ámbito nacional nacional.
Es por ello que más valdría orientar todos los esfuerzos a una militancia activa en las calles y dejar la lucha electoral a los de la ‘’disidencia controlada’’.

Para concluir debemos tener en cuenta que el fascismo llegó a Europa en el periodo de entreguerras de una manera radical y revolucionaria, pero hay que tener en cuenta que la sociedad de los años 20 y 30 no se parecía en absolutamente nada a la actual: El patriotismo, la defensa de la familia, la hombría, la espiritualidad,… eran rasgos característicos de las sociedades europeas. Del mismo modo, la Primera Globalización había caído fruto de la Gran Depresión y las consecuencias económicas de la I Guerra mundial. Se entiende por tanto que era un contexto totalmente diferente.
Pensar que de la actual posmodernidad se va a pasar al nacionalismo más exacerbado es absurdo. Estos partidos identitarios crearán, de llegar al poder y cumplir sus programas, un panorama político, económico, social y cultural similar al de los años 30, puede que incluso más favorable: Hoy por hoy, podemos considerar al comunismo como completamente aniquilado y la presencia de milicias y grupos paramilitares en las calles es nulo. Del mismo modo, los partidos socialdemócratas se hunden en todo Occidente, quedando como único grupo con cierto apoyo los neoliberales. Gran parte de los rivales históricos del fascismo de los años 30 y 40 ya no existen. Imaginémonos por tanto, un futuro en que la caída de la Globalización haya arrastrado también al propio neoliberalismo.


Sin más cierro aquí este texto donde he recogido mi opinión personal sobre el tema. Huelgo decir que mi intención no ha sido ofender a nadie ni menospreciar a ninguna formación del movimiento patriota en España, pero así es como veo las cosas. Sin más, un saludo.

viernes, 24 de febrero de 2017

13- JAPÓN, ¿UN ESPEJO EN EL QUE MIRARSE?

Uno de los problemas del movimiento nacionalista patrio es sin duda la falta de referentes en los que mirarse, haciendo que muchas veces se tome por ejemplo modelos y países que no son tal. Este fenómeno puede aplicarse a gran variedad de ideas y planteamientos, incluyendo por supuesto el tema demográfico y migratorio en el cual yo suelo centrarme.
En este artículo quiero hablar concretamente de Japón un país que, tal vez por el misticismo que siempre asociamos al Lejano oriente y más aún al país de los samurais, se ha descrito  en tiempos recientes como una potencia que combate ferozmente a la inmigración con el fin último de perpetuar la existencia del pueblo japonés. Sin ir más lejos, hace no mucho un dirigente nipón dijo refiriéndose a su país: Un país, una cultura, una raza. ¿Qué nacionalista europeo no abrazaría esta consigna sin dudarlo? Pues bien, la realidad es bien distinta porque como dice el refrán español del dicho al hecho, hay un trecho.



Veámos a través de este artículo la situación general del otrora Imperio del Sol naciente.
Para empezar, unas nociones básicas sobre Japón: Efectivamente Japón posee, para su tranquilidad, la tasa de inmigración más baja de todo el mundo occidental, con tan solo un 2% de población inmigrante o incluso menos.
Este es el resultado directo de la ley de inmigración japonesa, tremendamente estricta y restrictiva: Solo pueden entrar personas con contratos de trabajo para empleos tremendamente cualificados, normalmente trabajos no desempeñados por personal autóctono lo cual es prácticamente inexistente. También existiría la posibilidad de entrar como turista durante un tiempo limitado. El único recurso al que se podría apelar de manera remonta para obtener la nacionalidad sería contraer matrimonio con un japonés, pero tal fenómeno debe considerarse como anecdótico al observarse las cifras a escala nacional.
Bien, sin duda cualquier de nosotros firmaría una ley como ésta para nuestros países pero, ¿Es esto suficiente? La respuesta es no. El problema viene de un error de concepto: El proceso de Sustitución no es un fenómeno independiente y aislado, sino que se encuentra íntimamente ligado a la Globalización. Ambos fenómenos se encuentran indivisiblemente unidos y a veces incluso es difícil señalar donde empieza uno y donde termina el otro.
¿Qué quiero decir con esto? Una ley anti-inmigración no salva a un país. No es suficiente. La reforma que se requiere es total y sin paños calientes. Y sin duda, Japón es un ejemplo fidedigno de ello.
A pesar de su ley de inmigración es un país totalmente integrado dentro de la Globalización y enteramente cosmopolita. Presenta problemas gravísimos tal y como le ocurre al resto de las potencias occidentales. La más grave, sin duda, es lo que muchos autores han comenzado a llamar el invierno demográfico: La tasa de natalidad es de las más bajas del mundo (1,42% aproximadamente) y muchos apuntan a que Japón es el país más viejo, no ya del mundo, sino de toda la historia (Más del 20% de la población es mayor de 65 años). Como se comprenderá, esta situación demográfica es totalmente insostenible a largo medio-largo plazo tal y como ocurre en nuestro país aunque aún más acentuado.  De hecho, este modelo demográfico ha hecho ya que Japón sea uno de los países más endeudados del mundo ante un costo de la seguridad social inasumible.


El modelo japonés nos da la pista necesaria: Bloquear la inmigración no es suficiente ya que el pensamiento posmoderno fuertemente arraigado en nuestras sociedades tiene como principal consecuencia la caída de las tasas de natalidad (Entre otras muchas perversiones). Abriendo un pequeño paréntesis debo traer a colación el caso español para ejemplificar el fenómeno: Desde la misma muerte de Franco y la llegada de la Transición hacia la democracia el índice de natalidad cayó de manera radical de un año para otro, revelándonos hasta qué punto las mentalidades determinan la natalidad dentro de una nación. Lo mismo podría decirse de Japón.
Pero, ¿Realmente es la mentalidad posmoderna la causa de la caída de la natalidad? Observemos las causas esgrimidas por los japoneses para huir de una vida familiar.
En Japón se está dando actualmente un fenómeno social desconocido en el resto del mundo (Afortunadamente) conocido como el síndrome del celibato: Una gran parte de la población menor de 40 años ha perdido el interés por tener relaciones con el sexo opuesto. No únicamente relaciones amorosas, sino directamente las sexuales. Más de la mitad de la población joven permanece soltera y como ya digo, en algunos casos con ausencia total de relaciones sexuales. Muchos de los encuestados han llegado a plantear no únicamente que no están interesados en el sexo, sino que llega a producirles rechazo tal contacto con otro ser humano.
Aplicando este trastorno de la conducta, porque realmente no puede tener otro nombre, a la situación demográfica entenderemos rápidamente el declive experimentado por la población.
A este fenómeno habría que aplicar otros más típicos del Occidente europeo como puede ser la incorporación de la mujer del trabajo o el evitar el matrimonio junto a la vida familiar por motivos de tiempo y/o esfuerzo. Ambos fenómenos pueden identificarse con el capitalismo global, inhumano y brutal que rige gran parte del mundo aunque ese es tema de otro artículo.
A la luz de todo lo expuesto podemos confirmar que las mentalidades juegan un papel vital en la caída de la natalidad japonesa y es además aplicable al resto de sociedades occidentales. El sistema de ideas que entendemos como progresismo no es más que una especie de castración espiritual que lleva a los seres humanos a no reproducirse. Este hecho no es que sea único en la historia, sino que también es único en toda la Naturaleza: Un grupo de animales que, de manera voluntaria y consciente, no se reproducen. ¿Y ésto es lo que algunos tratan de vendernos como progreso?
Para finalizar este trabajo basta con concluir diciendo que, si bien la ley de inmigración japonesa es interesante, no basta con parar la inmigración sino que la natalidad de la población autóctona es otro objetivo prioritario si queremos que nuestro pueblo, y por ende nuestra cultura y civilización, se perpetúe. La Salvación pasa irremediablemente por la recuperación de la natalidad y me temo que para lograr tal cosa el sistema posmoderno al completo, desde lo económico a lo ideológico y cultural, deberá ser destruido y replanteado desde sus mismas bases.

''Nos revelaremos juntos y moriremos por el Honor, pero antes daremos a Japón su auténticos rostro'' Yukio Mishima


Fuentes y ampliación personal:

jueves, 9 de febrero de 2017

12- LA GRAN SUSTITUCIÓN: EL CASO ALEMÁN

En anteriores artículos de esta página se ha analizado detenidamente en qué situación se encuentran España e Inglaterra dentro del proceso de Sustitución. Pues bien, hoy le llega el turno a Alemania.
En el país germano hemos observado como recientemente ha crecido a raíz de la llamada crisis de los refugiados el partido Alternativa para Alemania (AfD) que junto con otras organizaciones homólogas de las naciones vecinas encarnan el ascenso identitario en Europa.
El caso alemán es especialmente interesante. En primer lugar puede considerarse el corazón de Europa y hasta tiempos relativamente recientes ha sido un bastión del progresismo con lo cual debe valorarse positivamente el ascenso de Afd, eso sí, siempre teniendo en cuenta que es tremendamente moderado.
En cuanto a la crisis de los refugiados, que ya ha sido analizada en profundidad en esta página, se ha cebado especialmente con Alemania ya que la mayor parte del flujo poblacional se ha dirigido hacia este país en tanto que es de los más ricos de todo el continente y del planeta.
 Si bien todos estos aspectos son importantes, a mi juicio el más destacable son sus especiales condiciones históricas: El haber estado divida administrativamente durante toda la Guerra Fría nos permite observar cómo ha evolucionado cada una de las mitades desde su Unificación, sobre todo atendiendo al peso de las mentalidades de lo cual hablaremos posteriormente. Pasemos ahora por tanto a analizar el caso alemán en profundidad.

Los aspectos en los que más me centraré serán los siguientes:
  • Distribución de la población general
  • Distribución de la población inmigrante
  • Tasas de natalidad por regiones
  • Zonas más dinámicas económicamente
  • Contraposición campo-ciudad
  • Contraposición entre la antigua República federal y República democrática alemana.

Debemos tener en cuenta que los datos utilizados para la realización de este texto se extráe de fuentes oficiales y por tanto no nos aportarán datos totalmente fiables en tanto que no recogen diferencias raciales que en definitiva son las que nos interesan. Por ejemplo, considerarán alemanes a inmigrantes legales, de segunda generación,…
Por tanto, ante la duda, conviene ponerse en los peor.

Ante la enorme complejidad que entraña un análisis de este tipo, trataré en todo momento de aportar imágenes que muestren de manera visual la información que trato de transmitir.

Unas nociones básicas
Alemania es hoy por hoy la base de la Unión Europa, siendo la economía más potente y el país más poblado.
El proceso de sustitución racial que nos afecta es especialmente pernicioso en tanto que puede llevar al genocidio paulatino de toda la población blanca de un país sin que la potencia económica de éste se resienta y esto es precisamente lo que ocurre en Alemania: A pesar de ser una potencia mundial su tasa de natalidad media es de las más bajas del mundo (1,4 hijos por mujer) Se prevé que la población descenderá  desde los 79,8 millones de habitantes a entre 69 y 74 para el año 2050. Sobra puntualizar que dicha reducción se producirá de manera paralela a la llegada de inmigrantes extraeuropeos de manera masiva los cuales tienen tasas de natalidad elevadas, muy por encima de ese 1,4 que es la media nacional actualmente.


Herencia histórica: División de Alemania durante la Guerra fría
Si bien podría pensarse que la división de Alemania tras la derrota del Eje en la Segunda Guerra Mundial es una simple anécdota histórica hoy superada estamos muy equivocados. Las implicaciones de la escisión son claramente perceptibles en la actualidad tal y como quedará demostrado en este mismo artículo. Debemos tener en cuenta que la división no fue únicamente territorial, sino que en ambos cuerpos se implantaron modelos políticos, económicos y sociales totalmente diferentes, permitiendo que se produjese una evolución paralela e independiente de las dos alemanias durante décadas.
Si bien las diferencias regionales en Alemania vienen de más antiguo y entroncan con el propio proceso de unificación del siglo XIX, debemos reseñar los acontecimientos de la guerra Fría como vitales para conocer la situación actual. La URSS y las potencias capitalistas tenían dos proyectos antagónicos: La URSS quería hacer de Alemania una potencia agrícola para de este modo evitar que volviera alzarse como ya había ocurrido durante el periodo de entreguerras pese al durísimo castigo establecido en el Tratado de Versalles.
Por el contrario, las potencias capitalistas querían que Alemania se reindustrializase y comenzase de manera inmediata a colaborar con el resto de Europa occidental tal y como quedó establecido tras la creación de la CECA, semilla de la actual Unión Europea.
Los poderes externos a Alemania con sus dos proyectos irreconciliables hicieron que las dos mitades tomasen caminos y evoluciones totalmente diferentes. La caída de Muro de Berlín y la unificación no ha significado ni muchísimo menos el fin de las diferencias.
A continuación observaremos como esta dicotomía es vital a la hora de plantear el proceso de sustitución racial que vive Alemania que es, por cierto, uno de los flagrantes de toda Europa.

 DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN Y SISTEMA ECONÓMICO
Una vez explicadas las nociones básicas sobre la situación demográfica de Alemania y su herencia histórica pasaremos a analizar el proceso de sustitución.
  1. Distribución general de la población

Para hacernos una idea de conjunto es importante entender como está distribuida la población en Alemania para lo cual habría que observar los siguientes mapas:

Distribución de la población

Al observar este mapa comprobamos como la mayor parte de la población se encuentra en la zona occidental del país mientras que en el este, a excepción de Berlín, encontramos grandes vacíos demográficos coincidiciendo con el antiguo espacio bajo órbita soviética.
2.Ciudades más importantes: Áreas urbanas
Del mismo modo, y en relación con el punto anterior, podemos señalar la zona occidental como la más urbanizada de la nación germana.

Distribución de las ciudades: Sistemas urbanos en el oeste, núcleos urbanos aislados en el este

Obsérvese como las principales ciudades se encuentran en el oeste del país conformando auténticos sistemas urbanos. Por el contrario, el número de ciudades es mucho menor y no conforman sistemas urbanos sino que se encuentran aisladas entre sí en la zona este.
 A este respecto es especialmente destacable el río Rihn como un elemento vertebrador del territorio ya que articula el principal sistema urbano existente en Alemania.
También habría que reseñar que la zona costera también presentaría un importante grado de urbanización pero por debajo del sistema anteriormente explicado.

A estas alturas a nadie se le escapará que tanto la distribución de la población como las ciudades responde principalmente a causas de tipo económico y éstas, a su vez, entroncan con la herencia histórica que ya hemos tratado en profundidad.
A continuación trataré dichas condiciones económicas en profundidad:
Áreas rurales
Podemos encontrar una clara contraposición entre áreas urbanizadas y áreas rurales, siendo el este de Alemania es el espacio que contaría con zonas de tipo rural dedicadas especialmente a actividades agrarias.
3.Áreas rurales
Podemos encontrar una clara contraposición entre áreas urbanizadas y áreas rurales, siendo el este de Alemania es el espacio que contaría con zonas de tipo rural dedicadas especialmente a actividades agrarias.

Zonas rurales en Alemania en verde

A la luz de la imagen podemos corroborar lo dicho anteriormente: Las zonas que anteriormente señalábamos como más intensamente urbanizadas carecen de espacios rurales por razones más que lógicas, siendo la zona del Este la que monopoliza casi en exclusividad
4.Áreas industriales
Normalmente las áreas urbanas concentran la mayoría de las actividades industriales y Alemania es un claro ejemplo de ello: Existe una correlación entre las zonas urbanas (A destacar el sistema urbano a lo largo del Rihn) y las actividades industriales.
En consecuencia, podemos encontrar la zona este de Alemania desprovista prácticamente en su totalidad de tejido industrial.dad las labores agrícolas.

Este mapa, extraído de una página inglesa, me parece especialmente representativo ya que excluye directamente la zona Este de Alemania ante la insignificancia de la industria en esa zona

La cuenca del Ruhr es la región que constituye el principal núcleo industrial alemán y en consecuencia, también es un núcleo urbano que concentra gran cantidad de población tal y como ya he explicado.
5. Reparto de la riqueza
Como no podía ser de otro modo atendiendo a las condiciones económicas que venimos mencionando, la riqueza se reparte de manera muy desigual en Alemania, siendo la zona este la que peor parada sale en la comparativa.


 DEMOGRAFÍA Y SUSTITUCIÓN RACIAL
Bien, habiendo analizado por el momento aspectos de tipo económico, habría que pasar ahora a aplicarlos a lo que realmente nos interesa: La demografía
En primer lugar habría que recapitular y volver sobre el mapa de distribución general de la población en Alemania, para comprobar que la mayor parte de los alemanes se encuentran en las zonas urbanizadas, industrializadas y ricas. Veamos ahora cómo se comportan los inmigrantes acorde a lo que venimos explicando :

Creciente llegada de inmigración (Europea y extraeuropea) a Alemania

Alemania, al calor de su potente economía y su papel vital en la Unión Europa, ha sufrido una llegada de población creciente en los últimos años tal y como refleja el gráfico, poniendo en serio peligro la continuidad racial de la nación germana.
Del mismo modo, ha sido el principal objetivo de la oleada de ‘’refugiados’’ que hoy por hoy asolan Europa. (Recomiendo leer el artículo dedicado a los refugiados en el que explico que básicamente se trata de inmigración masiva de toda la vida)
Como ya hemos comentado de manera reiterada en este artículo la inmigración se dirige hacia las zonas más ricas económicamente con el objetivo de obtener las ayudas sociales pertinentes así como un puesto de trabajo que les permita establecerse. Por ello, no debe extrañarnos que la inmigración en Alemania se concentre en las regiones más dinámicas en lo económico:

Las peticiones de asilo, íntimamente ligadas al fenómeno migratorio (En definitiva viene a ser lo mismo) también son un buen ejemplo:

Este mapa nos muestra con mayor detalle la brutal contraposición entre el los antiguos bloques capitalista y comunista

Salvo la excepción de Berlín, que debido a su capitalidad sí que genera un mercado laboral que atrae inmigración, el resto de la Alemania del este, debido a su inferior dinamismo económico heredado de la Guerra Fría presentaría una falta prácticamente total de inmigración, al margen de excepciones claro está.
  1. Población joven y tasas de natalidad

A partir del fenómeno anteriormente explicado podemos entender la distribución de la población joven y las tasas de natalidad:
La inmigración es un fenómeno protagonizado casi en su totalidad por población joven por ello no debe de extrañarnos que haya una total correlación entre zonas a las que se dirige la inmigración y zonas con una alta proporción de población joven.


Del mismo modo, una concentración de población joven hace que el número de personas en edad de tener hijos aumente y con ello las tasas de natalidad. Ambos fenómenos están íntimamente relacionados.: Se retroalimentan el uno al otro.

Debemos puntualizar que las mayores tasas de natalidad en las zonas económicamente más desarrolladas no responde únicamente al fenómeno migratorio ya que la buena coyuntura económica contribuye a impulsar también la natalidad entre los alemanes, si bien debemos volver a reseñar que los inmigrantes poseen unos índices de natalidad muy superiores a los de los germanos.

A la luz de todo lo expuesto podemos concluir que en lo que al proceso de sustitución se refiere, las zonas con una economía más potente son las que más afectadas se encuentran de largo.
A pesar de esa realidad no debemos pensar que la antigua Alemania del Este es un paraíso en la tierra porque a pesar de no encontrarse esas regiones imbuidas plenamente en el proceso de reemplazo, sí que están de lleno bajo el invierno demográfico que azota a la mayor parte de los pueblos blancos del orbe.

Antes de concluir no debemos pasar por alto que en Alemania, al igual que en gran parte del mundo, está surgiendo un movimiento de resistencia a la inmigración masiva, a la sustitución racial y a la globalización en sí. En esta nación esta encarnado en dos organizaciones: Alternativa para Alemania y PEGIDA que han sufrido un repunte fortísimo tras la llegada de refugiados y los problemas de orden social (Por decirlo suavemente) que han provocado.
Es particularmente curioso cómo donde Alternativa para Alemania ha conseguido consolidarse  las zonas del este de Alemania donde paradójicamente no existe tal problema con la inmigración.  La única respuesta a esta cuestión es que la contraposición entre Alemania del Este y del Oeste no ha dejado su huella únicamente en lo económico sino también en el peso de las mentalidades, lo cual parece confirmarse al observar a otros países que estuvieron bajo la órbita soviética y que hoy por hoy presentan enormes resistencias a la globalización y a la inmigración: Polonia, Hungría, Eslovaquia,…
Distribución del voto a  Alternativa para Alemania


Comparación de los apoyos a Alternativa para Alemania y el NPD (Bastante más radical)


El estar durante décadas bajo la soberanía de un poder extranjero hace que el sentimiento nacional en la población sometida crezcan y tal y como ha ocurrido, cuando ese nacionalismo se desata tras caída de ese poder extranacional deja una impronta importante en la mentalidad de las gentes.
De manera secundaria también deberíamos puntualizar que hay zonas de la Alemania occidental en las que AfD también han logrado una importante cantidad de votos, lo cual sí que puede explicarse a través del sentimiento de rechazo a la inmigración fruto de la convivencia con el fenómeno y la inseguridad generado por el mismo.
Esta es hoy por hoy la situación en Alemania, nación que para muchos es el corazón de Europa. Tendremos que estar atentos a la progresiva evolución de las fuerzas políticas identitarias en este país, así como a la posible evolución de esta nación en un futurible escenario con una Unión Europa extinta.

Este artículo se encuentra dentro de la serie que analiza país por país casos de sustitución: