Blog dedicado a analizar el origen, desarrollo y actualidad de la sustitución étnica que se está produciendo en Europa en nuestros días: la Gran Sustitución.

viernes, 24 de febrero de 2017

13- JAPÓN, ¿UN ESPEJO EN EL QUE MIRARSE?

Uno de los problemas del movimiento nacionalista patrio es sin duda la falta de referentes en los que mirarse, haciendo que muchas veces se tome por ejemplo modelos y países que no son tal. Este fenómeno puede aplicarse a gran variedad de ideas y planteamientos, incluyendo por supuesto el tema demográfico y migratorio en el cual yo suelo centrarme.
En este artículo quiero hablar concretamente de Japón un país que, tal vez por el misticismo que siempre asociamos al Lejano oriente y más aún al país de los samurais, se ha descrito  en tiempos recientes como una potencia que combate ferozmente a la inmigración con el fin último de perpetuar la existencia del pueblo japonés. Sin ir más lejos, hace no mucho un dirigente nipón dijo refiriéndose a su país: Un país, una cultura, una raza. ¿Qué nacionalista europeo no abrazaría esta consigna sin dudarlo? Pues bien, la realidad es bien distinta porque como dice el refrán español del dicho al hecho, hay un trecho.



Veámos a través de este artículo la situación general del otrora Imperio del Sol naciente.
Para empezar, unas nociones básicas sobre Japón: Efectivamente Japón posee, para su tranquilidad, la tasa de inmigración más baja de todo el mundo occidental, con tan solo un 2% de población inmigrante o incluso menos.
Este es el resultado directo de la ley de inmigración japonesa, tremendamente estricta y restrictiva: Solo pueden entrar personas con contratos de trabajo para empleos tremendamente cualificados, normalmente trabajos no desempeñados por personal autóctono lo cual es prácticamente inexistente. También existiría la posibilidad de entrar como turista durante un tiempo limitado. El único recurso al que se podría apelar de manera remonta para obtener la nacionalidad sería contraer matrimonio con un japonés, pero tal fenómeno debe considerarse como anecdótico al observarse las cifras a escala nacional.
Bien, sin duda cualquier de nosotros firmaría una ley como ésta para nuestros países pero, ¿Es esto suficiente? La respuesta es no. El problema viene de un error de concepto: El proceso de Sustitución no es un fenómeno independiente y aislado, sino que se encuentra íntimamente ligado a la Globalización. Ambos fenómenos se encuentran indivisiblemente unidos y a veces incluso es difícil señalar donde empieza uno y donde termina el otro.
¿Qué quiero decir con esto? Una ley anti-inmigración no salva a un país. No es suficiente. La reforma que se requiere es total y sin paños calientes. Y sin duda, Japón es un ejemplo fidedigno de ello.
A pesar de su ley de inmigración es un país totalmente integrado dentro de la Globalización y enteramente cosmopolita. Presenta problemas gravísimos tal y como le ocurre al resto de las potencias occidentales. La más grave, sin duda, es lo que muchos autores han comenzado a llamar el invierno demográfico: La tasa de natalidad es de las más bajas del mundo (1,42% aproximadamente) y muchos apuntan a que Japón es el país más viejo, no ya del mundo, sino de toda la historia (Más del 20% de la población es mayor de 65 años). Como se comprenderá, esta situación demográfica es totalmente insostenible a largo medio-largo plazo tal y como ocurre en nuestro país aunque aún más acentuado.  De hecho, este modelo demográfico ha hecho ya que Japón sea uno de los países más endeudados del mundo ante un costo de la seguridad social inasumible.


El modelo japonés nos da la pista necesaria: Bloquear la inmigración no es suficiente ya que el pensamiento posmoderno fuertemente arraigado en nuestras sociedades tiene como principal consecuencia la caída de las tasas de natalidad (Entre otras muchas perversiones). Abriendo un pequeño paréntesis debo traer a colación el caso español para ejemplificar el fenómeno: Desde la misma muerte de Franco y la llegada de la Transición hacia la democracia el índice de natalidad cayó de manera radical de un año para otro, revelándonos hasta qué punto las mentalidades determinan la natalidad dentro de una nación. Lo mismo podría decirse de Japón.
Pero, ¿Realmente es la mentalidad posmoderna la causa de la caída de la natalidad? Observemos las causas esgrimidas por los japoneses para huir de una vida familiar.
En Japón se está dando actualmente un fenómeno social desconocido en el resto del mundo (Afortunadamente) conocido como el síndrome del celibato: Una gran parte de la población menor de 40 años ha perdido el interés por tener relaciones con el sexo opuesto. No únicamente relaciones amorosas, sino directamente las sexuales. Más de la mitad de la población joven permanece soltera y como ya digo, en algunos casos con ausencia total de relaciones sexuales. Muchos de los encuestados han llegado a plantear no únicamente que no están interesados en el sexo, sino que llega a producirles rechazo tal contacto con otro ser humano.
Aplicando este trastorno de la conducta, porque realmente no puede tener otro nombre, a la situación demográfica entenderemos rápidamente el declive experimentado por la población.
A este fenómeno habría que aplicar otros más típicos del Occidente europeo como puede ser la incorporación de la mujer del trabajo o el evitar el matrimonio junto a la vida familiar por motivos de tiempo y/o esfuerzo. Ambos fenómenos pueden identificarse con el capitalismo global, inhumano y brutal que rige gran parte del mundo aunque ese es tema de otro artículo.
A la luz de todo lo expuesto podemos confirmar que las mentalidades juegan un papel vital en la caída de la natalidad japonesa y es además aplicable al resto de sociedades occidentales. El sistema de ideas que entendemos como progresismo no es más que una especie de castración espiritual que lleva a los seres humanos a no reproducirse. Este hecho no es que sea único en la historia, sino que también es único en toda la Naturaleza: Un grupo de animales que, de manera voluntaria y consciente, no se reproducen. ¿Y ésto es lo que algunos tratan de vendernos como progreso?
Para finalizar este trabajo basta con concluir diciendo que, si bien la ley de inmigración japonesa es interesante, no basta con parar la inmigración sino que la natalidad de la población autóctona es otro objetivo prioritario si queremos que nuestro pueblo, y por ende nuestra cultura y civilización, se perpetúe. La Salvación pasa irremediablemente por la recuperación de la natalidad y me temo que para lograr tal cosa el sistema posmoderno al completo, desde lo económico a lo ideológico y cultural, deberá ser destruido y replanteado desde sus mismas bases.


Fuentes y ampliación personal:

jueves, 9 de febrero de 2017

12- LA GRAN SUSTITUCIÓN: EL CASO ALEMÁN

En anteriores artículos de esta página se ha analizado detenidamente en qué situación se encuentran España e Inglaterra dentro del proceso de Sustitución. Pues bien, hoy le llega el turno a Alemania.
En el país germano hemos observado como recientemente ha crecido a raíz de la llamada crisis de los refugiados el partido Alternativa para Alemania (AfD) que junto con otras organizaciones homólogas de las naciones vecinas encarnan el ascenso identitario en Europa.
El caso alemán es especialmente interesante. En primer lugar puede considerarse el corazón de Europa y hasta tiempos relativamente recientes ha sido un bastión del progresismo con lo cual debe valorarse positivamente el ascenso de Afd, eso sí, siempre teniendo en cuenta que es tremendamente moderado.
En cuanto a la crisis de los refugiados, que ya ha sido analizada en profundidad en esta página, se ha cebado especialmente con Alemania ya que la mayor parte del flujo poblacional se ha dirigido hacia este país en tanto que es de los más ricos de todo el continente y del planeta.
 Si bien todos estos aspectos son importantes, a mi juicio el más destacable son sus especiales condiciones históricas: El haber estado divida administrativamente durante toda la Guerra Fría nos permite observar cómo ha evolucionado cada una de las mitades desde su Unificación, sobre todo atendiendo al peso de las mentalidades de lo cual hablaremos posteriormente. Pasemos ahora por tanto a analizar el caso alemán en profundidad.

Los aspectos en los que más me centraré serán los siguientes:
  • Distribución de la población general
  • Distribución de la población inmigrante
  • Tasas de natalidad por regiones
  • Zonas más dinámicas económicamente
  • Contraposición campo-ciudad
  • Contraposición entre la antigua República federal y República democrática alemana.

Debemos tener en cuenta que los datos utilizados para la realización de este texto se extráe de fuentes oficiales y por tanto no nos aportarán datos totalmente fiables en tanto que no recogen diferencias raciales que en definitiva son las que nos interesan. Por ejemplo, considerarán alemanes a inmigrantes legales, de segunda generación,…
Por tanto, ante la duda, conviene ponerse en los peor.

Ante la enorme complejidad que entraña un análisis de este tipo, trataré en todo momento de aportar imágenes que muestren de manera visual la información que trato de transmitir.

Unas nociones básicas
Alemania es hoy por hoy la base de la Unión Europa, siendo la economía más potente y el país más poblado.
El proceso de sustitución racial que nos afecta es especialmente pernicioso en tanto que puede llevar al genocidio paulatino de toda la población blanca de un país sin que la potencia económica de éste se resienta y esto es precisamente lo que ocurre en Alemania: A pesar de ser una potencia mundial su tasa de natalidad media es de las más bajas del mundo (1,4 hijos por mujer) Se prevé que la población descenderá  desde los 79,8 millones de habitantes a entre 69 y 74 para el año 2050. Sobra puntualizar que dicha reducción se producirá de manera paralela a la llegada de inmigrantes extraeuropeos de manera masiva los cuales tienen tasas de natalidad elevadas, muy por encima de ese 1,4 que es la media nacional actualmente.


Herencia histórica: División de Alemania durante la Guerra fría
Si bien podría pensarse que la división de Alemania tras la derrota del Eje en la Segunda Guerra Mundial es una simple anécdota histórica hoy superada estamos muy equivocados. Las implicaciones de la escisión son claramente perceptibles en la actualidad tal y como quedará demostrado en este mismo artículo. Debemos tener en cuenta que la división no fue únicamente territorial, sino que en ambos cuerpos se implantaron modelos políticos, económicos y sociales totalmente diferentes, permitiendo que se produjese una evolución paralela e independiente de las dos alemanias durante décadas.
Si bien las diferencias regionales en Alemania vienen de más antiguo y entroncan con el propio proceso de unificación del siglo XIX, debemos reseñar los acontecimientos de la guerra Fría como vitales para conocer la situación actual. La URSS y las potencias capitalistas tenían dos proyectos antagónicos: La URSS quería hacer de Alemania una potencia agrícola para de este modo evitar que volviera alzarse como ya había ocurrido durante el periodo de entreguerras pese al durísimo castigo establecido en el Tratado de Versalles.
Por el contrario, las potencias capitalistas querían que Alemania se reindustrializase y comenzase de manera inmediata a colaborar con el resto de Europa occidental tal y como quedó establecido tras la creación de la CECA, semilla de la actual Unión Europea.
Los poderes externos a Alemania con sus dos proyectos irreconciliables hicieron que las dos mitades tomasen caminos y evoluciones totalmente diferentes. La caída de Muro de Berlín y la unificación no ha significado ni muchísimo menos el fin de las diferencias.
A continuación observaremos como esta dicotomía es vital a la hora de plantear el proceso de sustitución racial que vive Alemania que es, por cierto, uno de los flagrantes de toda Europa.

 DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN Y SISTEMA ECONÓMICO
Una vez explicadas las nociones básicas sobre la situación demográfica de Alemania y su herencia histórica pasaremos a analizar el proceso de sustitución.
  1. Distribución general de la población

Para hacernos una idea de conjunto es importante entender como está distribuida la población en Alemania para lo cual habría que observar los siguientes mapas:

Distribución de la población

Al observar este mapa comprobamos como la mayor parte de la población se encuentra en la zona occidental del país mientras que en el este, a excepción de Berlín, encontramos grandes vacíos demográficos coincidiciendo con el antiguo espacio bajo órbita soviética.
2.Ciudades más importantes: Áreas urbanas
Del mismo modo, y en relación con el punto anterior, podemos señalar la zona occidental como la más urbanizada de la nación germana.

Distribución de las ciudades: Sistemas urbanos en el oeste, núcleos urbanos aislados en el este

Obsérvese como las principales ciudades se encuentran en el oeste del país conformando auténticos sistemas urbanos. Por el contrario, el número de ciudades es mucho menor y no conforman sistemas urbanos sino que se encuentran aisladas entre sí en la zona este.
 A este respecto es especialmente destacable el río Rihn como un elemento vertebrador del territorio ya que articula el principal sistema urbano existente en Alemania.
También habría que reseñar que la zona costera también presentaría un importante grado de urbanización pero por debajo del sistema anteriormente explicado.

A estas alturas a nadie se le escapará que tanto la distribución de la población como las ciudades responde principalmente a causas de tipo económico y éstas, a su vez, entroncan con la herencia histórica que ya hemos tratado en profundidad.
A continuación trataré dichas condiciones económicas en profundidad:
Áreas rurales
Podemos encontrar una clara contraposición entre áreas urbanizadas y áreas rurales, siendo el este de Alemania es el espacio que contaría con zonas de tipo rural dedicadas especialmente a actividades agrarias.
3.Áreas rurales
Podemos encontrar una clara contraposición entre áreas urbanizadas y áreas rurales, siendo el este de Alemania es el espacio que contaría con zonas de tipo rural dedicadas especialmente a actividades agrarias.

Zonas rurales en Alemania en verde

A la luz de la imagen podemos corroborar lo dicho anteriormente: Las zonas que anteriormente señalábamos como más intensamente urbanizadas carecen de espacios rurales por razones más que lógicas, siendo la zona del Este la que monopoliza casi en exclusividad
4.Áreas industriales
Normalmente las áreas urbanas concentran la mayoría de las actividades industriales y Alemania es un claro ejemplo de ello: Existe una correlación entre las zonas urbanas (A destacar el sistema urbano a lo largo del Rihn) y las actividades industriales.
En consecuencia, podemos encontrar la zona este de Alemania desprovista prácticamente en su totalidad de tejido industrial.dad las labores agrícolas.

Este mapa, extraído de una página inglesa, me parece especialmente representativo ya que excluye directamente la zona Este de Alemania ante la insignificancia de la industria en esa zona

La cuenca del Ruhr es la región que constituye el principal núcleo industrial alemán y en consecuencia, también es un núcleo urbano que concentra gran cantidad de población tal y como ya he explicado.
5. Reparto de la riqueza
Como no podía ser de otro modo atendiendo a las condiciones económicas que venimos mencionando, la riqueza se reparte de manera muy desigual en Alemania, siendo la zona este la que peor parada sale en la comparativa.


 DEMOGRAFÍA Y SUSTITUCIÓN RACIAL
Bien, habiendo analizado por el momento aspectos de tipo económico, habría que pasar ahora a aplicarlos a lo que realmente nos interesa: La demografía
En primer lugar habría que recapitular y volver sobre el mapa de distribución general de la población en Alemania, para comprobar que la mayor parte de los alemanes se encuentran en las zonas urbanizadas, industrializadas y ricas. Veamos ahora cómo se comportan los inmigrantes acorde a lo que venimos explicando :

Creciente llegada de inmigración (Europea y extraeuropea) a Alemania

Alemania, al calor de su potente economía y su papel vital en la Unión Europa, ha sufrido una llegada de población creciente en los últimos años tal y como refleja el gráfico, poniendo en serio peligro la continuidad racial de la nación germana.
Del mismo modo, ha sido el principal objetivo de la oleada de ‘’refugiados’’ que hoy por hoy asolan Europa. (Recomiendo leer el artículo dedicado a los refugiados en el que explico que básicamente se trata de inmigración masiva de toda la vida)
Como ya hemos comentado de manera reiterada en este artículo la inmigración se dirige hacia las zonas más ricas económicamente con el objetivo de obtener las ayudas sociales pertinentes así como un puesto de trabajo que les permita establecerse. Por ello, no debe extrañarnos que la inmigración en Alemania se concentre en las regiones más dinámicas en lo económico:

Las peticiones de asilo, íntimamente ligadas al fenómeno migratorio (En definitiva viene a ser lo mismo) también son un buen ejemplo:

Este mapa nos muestra con mayor detalle la brutal contraposición entre el los antiguos bloques capitalista y comunista

Salvo la excepción de Berlín, que debido a su capitalidad sí que genera un mercado laboral que atrae inmigración, el resto de la Alemania del este, debido a su inferior dinamismo económico heredado de la Guerra Fría presentaría una falta prácticamente total de inmigración, al margen de excepciones claro está.
  1. Población joven y tasas de natalidad

A partir del fenómeno anteriormente explicado podemos entender la distribución de la población joven y las tasas de natalidad:
La inmigración es un fenómeno protagonizado casi en su totalidad por población joven por ello no debe de extrañarnos que haya una total correlación entre zonas a las que se dirige la inmigración y zonas con una alta proporción de población joven.


Del mismo modo, una concentración de población joven hace que el número de personas en edad de tener hijos aumente y con ello las tasas de natalidad. Ambos fenómenos están íntimamente relacionados.: Se retroalimentan el uno al otro.

Debemos puntualizar que las mayores tasas de natalidad en las zonas económicamente más desarrolladas no responde únicamente al fenómeno migratorio ya que la buena coyuntura económica contribuye a impulsar también la natalidad entre los alemanes, si bien debemos volver a reseñar que los inmigrantes poseen unos índices de natalidad muy superiores a los de los germanos.

A la luz de todo lo expuesto podemos concluir que en lo que al proceso de sustitución se refiere, las zonas con una economía más potente son las que más afectadas se encuentran de largo.
A pesar de esa realidad no debemos pensar que la antigua Alemania del Este es un paraíso en la tierra porque a pesar de no encontrarse esas regiones imbuidas plenamente en el proceso de reemplazo, sí que están de lleno bajo el invierno demográfico que azota a la mayor parte de los pueblos blancos del orbe.

Antes de concluir no debemos pasar por alto que en Alemania, al igual que en gran parte del mundo, está surgiendo un movimiento de resistencia a la inmigración masiva, a la sustitución racial y a la globalización en sí. En esta nación esta encarnado en dos organizaciones: Alternativa para Alemania y PEGIDA que han sufrido un repunte fortísimo tras la llegada de refugiados y los problemas de orden social (Por decirlo suavemente) que han provocado.
Es particularmente curioso cómo donde Alternativa para Alemania ha conseguido consolidarse  las zonas del este de Alemania donde paradójicamente no existe tal problema con la inmigración.  La única respuesta a esta cuestión es que la contraposición entre Alemania del Este y del Oeste no ha dejado su huella únicamente en lo económico sino también en el peso de las mentalidades, lo cual parece confirmarse al observar a otros países que estuvieron bajo la órbita soviética y que hoy por hoy presentan enormes resistencias a la globalización y a la inmigración: Polonia, Hungría, Eslovaquia,…
Distribución del voto a  Alternativa para Alemania


Comparación de los apoyos a Alternativa para Alemania y el NPD (Bastante más radical)


El estar durante décadas bajo la soberanía de un poder extranjero hace que el sentimiento nacional en la población sometida crezcan y tal y como ha ocurrido, cuando ese nacionalismo se desata tras caída de ese poder extranacional deja una impronta importante en la mentalidad de las gentes.
De manera secundaria también deberíamos puntualizar que hay zonas de la Alemania occidental en las que AfD también han logrado una importante cantidad de votos, lo cual sí que puede explicarse a través del sentimiento de rechazo a la inmigración fruto de la convivencia con el fenómeno y la inseguridad generado por el mismo.
Esta es hoy por hoy la situación en Alemania, nación que para muchos es el corazón de Europa. Tendremos que estar atentos a la progresiva evolución de las fuerzas políticas identitarias en este país, así como a la posible evolución de esta nación en un futurible escenario con una Unión Europa extinta.

Este artículo se encuentra dentro de la serie que analiza país por país casos de sustitución:

jueves, 13 de octubre de 2016

INGLATERRA, UN EJEMPLO PRÁCTICO DE SUSTITUCIÓN RACIAL

Después de tantas letras escritas a lo largo de estos meses en esta página denunciando y explicando a partes iguales lo que es la Sustitución, tal vez algunos aún crean que si bien el fenómeno puede darse, se ha exagerado o maximizado. De hecho hay que señalar el trágico hecho de que en España hay una enorme masa de población que, en el mejor de los casos, tan solo tiene una ligera idea de lo que está ocurriendo sin siquiera entrever el negro futuro de Europa. Y por qué no decirlo, no son pocos los que directamente niegan el hecho en sí mismo o lo desconocen completamente.
Pues bien, si tras todos los planteamientos teóricos aún hay gente que le suscitan ciertas dudas la realidad de la gran sustitución no queda otra que recurrir a la práctica donde debemos observar si efectivamente esas ideas se cumplen o no.

Sin más preámbulos señalar que el ejemplo práctico que traeré es el de Inglaterra que si bien ha dado un paso adelante con el Brexit aún le queda un gran camino por recorrer si quiere sobrevivir. Del caso inglés se puede decir que el reemplazo está considerablemente avanzado: En varias de sus principales ciudades la población blanca británica es ya minoría. Estas ciudades son Londres, Leicester, Luton y Slougth. A grandes rasgos y sin entrar en divisiones por barrios o diferenciaciones por sexo y edad los datos son los siguientes:
  • En Londres, la capital, la población blanca es del 44’9%
  • Leicester y Luton la población blanca supera el 50%, pero siempre que se sumen todas las comunidades blancas presentes en el núcleo urbano en cuestión: Irlandeses, escoceses,…
  • Slougth presenta el caso más flagrante con tan solo un 35% de población blanca

El caso más sonado es el de Londres, no solo por ser la capital, sino porque recientemente ganó las elecciones a alcalde un musulmán. ¿Alguien se extraña de que cuando los no-europeos sean mayoría coloquen a sus propios representantes por unos u otros medios?
Evolución de la población en Inglaterra. Fuente: Daily Mail
En tan solo diez años el crecimiento ha sido brutal, los datos son cuanto menos escalofriantes

Lo interesante precisamente de estos datos que se extraen de un caso concreto es que vienen a confirmar las ideas expuestas en esta página al referirnos a las características que hacen a los países más sensibles al proceso de sustitución. (2- EXTENSIÓN DE LA GRAN SUSTITUCIÓN POR PAÍSES o 8-CRISIS ECONÓMICA, ¿UNA VISIÓN POSITIVA?) Repasemos dichos principios que se aplican al caso inglés pero son extrapolables a todos los países de Occidente:
  • Inglaterra es un país rico, y eso es un reclamo para la inmigración en tanto por una mayor oferta de empleo como por una mayor cantidad de ayudas
  • Uno de los principales países del ‘’antiguo’’ bloque capitalista durante la Guerra Fría, donde con más fuerza se ha implantado lo que generalmente conocemos como progresismo. Obsérvese la contraposición con los ex-países del bloque comunista: Hungría, Polonia, Eslovaquia,…
  • El proceso de Sustitución es especialmente flagrante en las zonas urbanas tal y como ejemplifica los casos anteriormente mencionados. Normalmente las zonas rurales sufren menos llegada de inmigración así como la caída demográfica, lo cual las hace estar en una situación ligeramente mejor que en las grandes urbes. Podemos afirmar que la sustitución es un fenómeno urbano.


Si hablamos del caso inglés no debemos pasar por alto el reciente éxito del Brexit que sin duda tiene como una de sus principales causas el rechazo a la inmigración que se está gestando en todo el continente Europeo. (Debemos tener en cuenta que existen mayores alicientes para que se produjera el éxito del Sí en el Referendum al margen de la inmigración) Una vez puntualizado ésto, para comprender convenientemente la situación observemos el siguiente mapa que muestra la distribución del voto a favor y en contra del Brexit:


Es curioso como en las ciudades el voto se orientó hacia la permanencia en la Unión Europa: Todas las capitales de Gran Bretaña así como las principales ciudades votaron a favor de la permanencia. A mi juicio se debe a una mayor presencia de inmigrantes así como a una mayor fuerza del cosmopolitismo y la posmodernidad en general en los núcleos urbanos. Por tanto, como ya hemos señalado, las zonas rurales son especialmente interesantes de cara al fenómeno no solo por su menor presencia de inmigrantes sino también por una mentalidad más contraria a la inmigración.
Para completar la información también es conveniente traer un mapa que represente la distribución de la población inmigrantes en Gran Bretaña:

Realmente no se pueden sacar demasiadas conclusiones de la comparación entre ambos mapas ya que hay regiones con una gran cantidad de inmigrantes, como por ejemplo toda la zona que rodea Londres, que votó a favor de la permanencia en la Unión Europa; del mismo modo, otras zonas donde también hay abundante población inmigrantes como por ejemplo Nottingham votaron a favor del abandono de la Unión.
También ocurre el caso contrario en el que zonas sin demasiada inmigración votaron indistintamente a favor y en contra de la permanencia.
Por tanto la principal idea que se debe extraer de la comparación de ambas imágenes es que no se produjo una contraposición entre diferentes regiones, unas más proclives al Brexit y otras menos como podría ocurrir en Alemania con la distribución del voto a AfD, sino que más bien en lo que respecta al caso inglés la contraposición se produce entre el campo y la ciudad, siendo las zonas rurales por lo general más proclives al rechazo al inmigrante lo cual debe relacionarse de manera ineludible con un mayor peso de las mentalidades tradicionales y mayor presencia de ideas nacionalistas.
Dichas mentalidades, unidas a la menor presencia inmigrante y las ligeramente superiores tasas de natalidad hacen de las zonas rurales el principal bastión de Inglaterra en su lucha por la supervivencia como nación en tanto que es sin duda una de las naciones europeas más afectadas por el proceso de sustitución. El tiempo dirá si el Brexit ha sido el primer paso hacia su salvación o si por el contrario han ido ya demasiado lejos en el proceso de reemplazo. Sea como fuere, el campo británico tendrá una importancia capital en los años venideros de la nación anglosajona.


Fuentes en forma de artículos para la realización de este texto:




domingo, 2 de octubre de 2016

11- LA HISPANIDAD Y SUS PELIGROS

A estas alturas a nadie se le escapa que España, aun siendo un país Europeo, presenta una serie de características propias que la dotan de una personalidad particular. Este principio que se resume en el ya mítico eslogan Spain is diferent se deja notar en ese conjunto de corrientes ideológicas que entendemos como patriotismo.
En consonancia con esta idea, podemos observar una clara distinción, inexistente en otros países de Europa, dentro del movimiento patriota español: los defensores a ultranza de la Hispanidad y los que aborrecen esta idea. Si bien es cierto que entre ambos postulados existe una infinidad de posturas intermedias, normalmente, y más hablando de españoles, la mayoría de los integrantes del movimientos se encasillan claramente a favor de uno u otro concepto.

Llegados a este punto convendría determinar exactamente qué cosa es la Hispanidad. Según la Real Academia Española, se define como 1. Carácter genérico de todos los pueblos hispánicos y cultura hispánica y 2. Conjunto y comunidad de todos los pueblos hispánicos. El término hace referencia, por tanto, a una hermandad existente (En teoría aún en nuestros días) entre los pueblos hispánicos, es decir que a partir del pueblo español todos los pueblos americanos adquiriendo determinados elementos hispanos durante los años que duró el Imperio, conformando una cultura común a ambos lados del Atlántico.
Por tanto si debemos señalar un origen a esta hermandad conocida como Hispanidad está en la configuración del Imperio americano por parte de los españoles (1492-1808) y en el cual, según los defensores de la Hispanidad, todos los habitantes gozaban de un clima de igualdad en tanto que eran súbditos de Castilla, de un mismo monarca y además fieles a la fe católica. A lo largo de más de los 300 años de duración del imperio, y teniendo esta igualdad como base, los pueblos amerindios irían adquiriendo la cultura española (El ethos), adaptándose con peculiaridades regionales por todos los rincones del ingente territorio pero conformando, en definitiva, una unidad.
Tras la invasión napoleónica a la Península Ibérica y las posteriores guerras de independencia azuzadas por los criollos, España perdería su imperio, pero este espíritu y sentimiento de hermandad se mantendría en Sudamérica incluso hasta nuestros días encarnada básicamente en una lengua, una religión y ciertos principios culturales comunes.
Pero, ¿Hasta qué punto es cierto esto realmente?
Lo cierto es que estos planteamientos tan románticos e idealistas brillan por su ausencia a lo largo de toda la historia de la humanidad, y éste no es un caso diferente.

En primer lugar, hay que desmentir la extendida idea de Imperio universal, es decir, la voluntad de los Austrias, a partir de Carlos V, de incluir en el imperio los territorios de todo el orbe. Los reyes mal llamados absolutos de la época moderna no poseían la capacidad ni burocrática ni humana para construir un imperio universal. La mayoría de los monarcas se dedicaban básicamente a tapar agujeros y, en consonancia, no perdían su escaso y valioso tiempo en llevar a cabo proyectos imposibles como podría ser el de crear un Imperio universal o como es el caso que nos atañe fomentar una hermandad universal entre los pueblos integrados en el Imperio a pesar de, por ejemplo, llevar a cabo una gran esfuerzo evangelizador.

Del mismo modo, si bien podían estar unidos por principios como la religión, las diferencias raciales existían en el imperio, y eran vitales para comprender la sociedad que surgió en el Nuevo Mundo.

  •  Primero hay que señalar el punto de partida: La Reconquista. En la sociedad surgida de la Reconquista podemos encontrar claras diferencias raciales entre judíos, moriscos y cristianos, las cuales existieron tras la conversión forzosa al catolicismo e incluso me atrevería a decir que se intensificaron ante la desaparición de las diferencias religiosas. La idea de cristianos nuevos y cristianos viejos es la que más representaría esta idea. Partiendo de este principio, no tenemos por qué pensar que en América iba a ocurrir de un modo diferente con los nuevos pueblos que allí se fueron descubriendo y sometiendo.

  • Entrando ya directamente en la sociedad del Nuevo mundo, muchos autores la han descrito con el término de pictocracia, que hace referencia a una serie de jerarquías sociales fundadas básicamente en función de la raza, atendiendo básicamente a elementos físicos como el color de la piel. Existían en la época detalladas descripciones de todos los posibles mestizajes que podían darse en el Nuevo mundo, y se dio nombre al resultado de estas uniones interraciales. Del mismo modo, podríamos señalar otros ejemplos como es la moda entre los colonizadores de dejarse crecer la barba en tanto que era un elemento diferenciador respecto a los indios que eran completamente lampiños.


Por tanto, podemos afirmar categóricamente que las diferencias raciales existieron, se tenía conciencia de ello, y a pesar de que se dieron, no eran algo deseable ni mucho menos buscado.
Por tanto, y para concluir este apartado podemos afirmar que efectivamente, se llevó a cabo un potentísimo esfuerzo evangelizador entre los amerindios y además se les consideraba súbditos de emperador y a los territorios del Nuevo mundo provincias de un mismo reino (Castilla); sin embargo, esta organización no evitó que existiese una profunda conciencia racial heredara desde los tiempos medievales, al haber estado en contacto con pueblos extranjeros como los judíos y los musulmanes, y que indudablemente se exportó a América desde el momento mismo del Descubrimiento.
Llegados a este punto y tras haber visto que la idea de esta hermandad universal en los siglos que duró el Imperio fue más ficticia que real toca preguntarse ¿Cuándo surgió la idea de Hispanidad?
Podemos señalar claramente el inicio de esta idea en los siglos XIX y XX, sobre todo tras el desastre del 98 y la pérdida de las últimas colonias americanas si bien existieron claros antecedentes como por ejemplo la Constitución de Cádiz que ya hace referencia a ‘’españoles de ambos hemisferios’’ en su intento de convertir un estado absoluto en un estado-nación. Volviendo a la segunda mitad del siglo XIX habría que tener en cuenta que nos encontramos en un contexto internacional en el cual las potencias europeas se repartían el mundo, mientras que España pasaba a ser paulatinamente una nación de segunda fila en relación con sus vecinos inmediatos. Este ambiente favoreció el surgimiento de un movimiento cultural importantísimo como fue el regeneracionismo, que entre otras muchas cosas se cuestionaba las razones de la decadencia de España.
Fueron los filósofos y escritores que encarnaron este contexto cultural los principales impulsores del de la idea de Hispanidad, reclamando un ‘regreso’ de España a América no ya como metrópoli sino como pueblos hermanados por los principios anteriormente explicados y que en definitiva vendría a suplir la ausencia de proyecto imperial que padecía España así como a mitigar los fracasos de las diferentes campañas coloniales africanas.
Habría que destacar autores como Rafael Altamira o Maetzu como los principales impulsores de estas corrientes que consideraban que la idea de ‘raza española’ debía responder a principios espirituales y no biológicos, y por tanto podía aplicarse más allá del oceáno.
Mientras esto se producía en España, en el resto de Europa se desarrollaba la raciología como nueva ciencia, siendo base intelectual de los nacionalismos, también en auge en esta época. Podemos ver por tanto la contraposición entre los diferentes nacionalismos a ambos lados de los Pirineos.
Fue por tanto en la mente de algunos intelectuales del cambio de siglo donde se consolidó la idea de Hispanidad y no tanto en una realidad histórica concreta. Lo que es indudable es que su mensaje caló, se arraigó e incluso perdura hasta nuestra época, no solo en tratados comerciales y otros elementos de relaciones internacionales sino en la propia conciencia colectiva de los españoles.

La idea de Hispanidad ha sido abrazada por numerosos ‘’patriotas’’ que consideran que nos unen más lazos y más importantes a los antiguos súbditos del Imperio de los Austrias que a nuestros vecinos europeos. Para mí, como humilde escritor de este artículo, decir semejante cosa en los tiempos en los que Europa ve amenazada su propia existencia es cuanto menos una locura.
Los únicos lazos que nos unen con la población no-euro descendiente de América es la lengua y en todo caso la religión, aunque aquí habría que abrir otro debate sobre si, como dijo Azaña, ‘’España ha dejado de ser católica’’ o no.
Sea como fuere, no se puede negar la conexión biológica existente entre todos los pueblos blancos de Europa, conexión que no existe entre los españoles y la población hispanoamericana (A excepción de los euro-descendientes, claro está) y que es la clave del desarrollo de la historia universal: la historia está protagonizada por pueblos y no por confesiones religiosas o algo tan difuso como son las ‘’culturas’’.

Partiendo de esta idea, cabría preguntarse cómo es posible que hay individuos que critiquen la inmigración islámica porque va a llevar a un reemplazo demográfico para posteriormente pasar a defender la inmigración procedente de amerindios de América porque son ‘’hijos del Imperio’’.  El salto antropológico es el mismo, solo que la sustitución se produciría por una raza diferente siendo el destino de España y su pueblo igual de tenebroso.
De igual modo, el mestizaje es más habitual entre amerindios y españoles debido a la lengua común y a que el propio inmigrante está más abierto al matrimonio (O relación simple) con los españoles, al contrario que con los musulmanes que poseen un sistema de matrimonial mucho más cerrado.

También hay que tener en cuenta que los países emisores de inmigrantes  de Hispanoamérica presentan regímenes demográficos de transición (Se encuentran en una situación deBoom demográfico) que les permiten enviar al exterior una gran cantidad de población sobrante. Ésta era una de las condiciones que presentan los países de origen de los inmigrantes que están patrocinando la sustitución racial en Europa, y es común a países de África, Oriente medio y como acabo de señalar, también América latina.
Ni que decir tiene que la inmigración proveniente de Hispanoamérica provoca exactamente los mismos problemas que la de otros lugares: Criminalidad, inseguridad en los barrios obreros, dumping laboral,… además del de la propia Sustitución antropológica.

Por último es también reseñable que España es uno de los principales destinos de la inmigración desde Sudamérica lo cual sumando la proveniente de África hace que se multiplique por dos el peligro existente.

Es importante mencionar que, efectivamente, hay una gran cantidad de población en Iberoamérica que si está conectada con nosotros y no son otros que los euro-descendientes: es decir, los hijos de población europea que se desplazó a América tanto en la época del Imperio, como en las ingentes migraciones acontecidas en los siglos XIX y XX.
Con esta población sí que podríamos señalar importantes lazos de unión, pero entre todos ellos habría que destacar uno en particular: La sangre.
En tanto que son hijos de europeos podemos considerarlos como tal, y ese es el principal lazo de unión que debe existir, por encima de construcciones teóricas, intelectuales o teológicas de poca o ninguna plasmación en la realidad.
Se podría hablar largo y tendido sobre la población blanca en América latina pero ese ya sería tema para otro artículo que en un futuro desarrollaré.


Las conclusiones que se pueden extraer son por tanto bastante claras: La Hispanidad, que en teoría debería haberse formado durante los siglos del Imperio, fue una construcción intelectual posterior (Siglos XIX y XX) que vino a sustituir la ausencia de imperio colonial español y a mitigar el trauma provocado por los fracasos en Marruecos.
Del mismo modo hay que tener tremenda cautela ya que es enormemente peligroso admitir como iguales a todos los habitantes de Hispanoamérica en virtud de, en el mejor de los casos, una lengua y religión comunes. ¿Qué importa si la sustitución se produce por población islámica extraeuropea o por amerindios, independientemente de que éstos sepan santiguarse o hayan recibido debidamente los sacramentos?


jueves, 22 de septiembre de 2016

10- PARTIDOS IDENTITARIOS, ¿LA SALVACIÓN DE EUROPA?

Recientemente hemos sido testigos de un nuevo avance de la mal llamada extrema derecha europea y no en un país de escasa importancia, sino en Alemania, nación que hoy por hoy debemos señalar como el corazón de Europa, y no solo eso, sino también uno de los princiaples bastiones del progresismo hasta la fecha.
El Partido Alternativa para Alemania, hasta hoy minoritario, parece ya por fin capaz de disputar el poder a los grandes partidos tradicionales de la nación germana.
Como ya he comentado, los cambios parece que se están produciendo a escala continental en tanto que en una gran cantidad de países europeos observamos un crecimiento exponencial de los llamados euroescépticos, caracterizados por su rechazo a la inmigración y al poder supranacional de la Unión Europa: En Inglaterra triunfa el Brexit, en Francia el Frente Nacional parece colocarse como primera fuerza política con cierta ventaja , Austria, Holanda, incluso posturas más radicales como la de Amanecer Dorado tienen gran peso en los parlamentos tanto nacionales como europeos.

Todos estos cambios que los medios de comunicación nos muestran como apocalípticos están siendo observados con un enorme optimismo por parte de muchos patriotas europeos entre los cuales me incluyo. Sin embargo, ¿Es esta la revolución que tantas décadas se lleva esperando? ¿Está en las manos de estos nuevos partidos identitarios la salvación del Viejo Continente? O por el contrario, ¿son demasiado moderados e incapaces de afrontar los retos de nuestra generación?
En este artículo trataré de responder lo mejor que pueda a todas estas cuestiones analizando los puntos en común entre estas agrupaciones políticas, y dictaminando si efectivamente serían capaces de parar y revertir un cambio antropológico tan profundo como es la llamada Gran Sustitución. Para ello,  expondré en primer lugar los puntos a favor de estos partidos para después analizar las lagunas o puntos flacos que yo, como observador externo que me considero, he podido observar hasta el momento.
Primero habría que puntualizar de qué estamos hablando al citar a los partidos identitarios. Para la realización de este artículo yo me he centrado principalmente en los siguientes: Frente Nacional (Francia), Alternativa para Alemania (Alemania), FPO (Austria), UKIP (Inglaterra) y también a sus homólogos en Suecia o Finlandia. En España lo más parecido que tendríamos sería Respeto, única coalición de partidos que se ha actualizado recientemente siendo hoy por hoy muy similar a las formaciones anteriormente citadas.
Sus principales puntos de contacto serían la crítica a la inmigración, el rechazo (total o parcial) a la Unión Europa, la prioridad de los indígenas europeos sobre los inmigrantes y la recuperación de cierto proteccionismo económico perdido a lo largo de los últimos años del siglo XX.

Bien, sin más preámbulos me dispongo a recoger los puntos positivos de todas estas organizaciones.

1) Logros y avances potenciales de los partidos identitarios:
  • El principal punto a favor que se puede observar es lógicamente que reducirán el flujo migratorio hacia Europa. El auge de estos partidos puede deberse a causas como el rechazo a la Unión Europa, pero la principal razón de su reciente éxito es básicamente su oposición a la inmigración masiva que tantos problemas está generando en los países receptores de ésta. La reducción del flujo migratorio se basaría principalmente en un aumento de la dificultad para conseguir la nacionalidad, así como la disolución de iniciativas como la reagrupación familiar por ejemplo. De igual modo, también se ha planteado la eliminación de la posibilidad de alcanzar la nacionalidad por años residiendo en un país, lo cual también sería un avance enorme.
  • Entre los problemas generados por la inmigración habría que señalar la criminalidad, lacra contra los que estos partidos han prometido combatir con medidas tan sencillas como el endurecimiento de las penas. No es casualidad que los obreros voten en masa a los identitarios, agotados como están por la inseguridad existente en sus barrios. Una de las principales medidas sería la repatriación de criminales a sus países de origen. Esta medida no solo es interesante porque reducirá el gasto público de las unas prisiones saturadas de no-europeos o porque supondría una salida de población no-europa de nuestros países, sino que también habría que destacar que de este modo se sacaría a la población más violenta y conflictiva de escena, importante de cara a futuras guerras civiles raciales que muchos vaticinan que golpearán Europa en los años venideros. También se ha llegado a plantear reinstaurar la pena de muerte, lo cual podría dar cierto orden social a países como Francia en los cuales la violencia es algo cotidiano en las grandes ciudades (A pesar de no salir en el telediario)
  • Entre los problemas generados por la inmigración habría que señalar la criminalidad, lacra contra los que estos partidos han prometido combatir con medidas tan sencillas como el endurecimiento de las penas. No es casualidad que los obreros voten en masa a los identitarios, agotados como están por la inseguridad existente en sus barrios. Una de las principales medidas sería la repatriación de criminales a sus países de origen. Esta medida no solo es interesante porque reducirá el gasto público de las unas prisiones saturadas de no-europeos o porque supondría una salida de población no-europa de nuestros países, sino que también habría que destacar que de este modo se sacaría a la población más violenta y conflictiva de escena, importante de cara a futuras guerras civiles raciales que muchos vaticinan que golpearán Europa en los años venideros. También se ha llegado a plantear reinstaurar la pena de muerte, lo cual podría dar cierto orden social a países como Francia en los cuales la violencia es algo cotidiano en las grandes ciudades (A pesar de no salir en el telediario)
  • Como ya hemos comentado, otro rasgo común entre estos partidos serían su rechazo, o al menos crítica, a la Unión Europa. Con la salida del Reino Unido y el fuerte rechazo que genera en no pocos países no es desventurado pensar que podríamos ser testigos de como en los próximos años esta institución se desmorona. Al margen de las posibles consecuencias profundas que tendría para el capitalismo global, habría que destacar el fin del Espacio Schengen, que dificultaría enormemente la libertad de movimientos de los inmigrantes por Europa. Lógicamente, también generaría problemas al resto de los que hoy en día habitamos Europa pero eso es otro tema. 
A grandes rasgos, estas son las principales medidas que han planteado en común los partidos identitarios si bien lógicamente encontraríamos diferencias concretas entre cada uno de ellos. Las conclusiones positivas extraídas son bastante obvias:

  •  Reducirán el flujo migratorio
  • Reducirán la delincuencia, enviando fuera de nuestros países a los más violentos y conflictivos de entre los inmigrantes
  • La eliminación del espacio Schengen dificultará el libre movimiento de los inmigrantes por el continente, incluyendo criminales como ya ocurrió tras los atentados en Francia


2) Fallos y limitaciones de los partidos identitarios
Del mismo modo que se han señalado las virtudes y los enormes cambios a mejor que pueden traer las formaciones identitarias, también debemos señalar los puntos flacos que presentan o que yo al menos he podido observar.
Al comienzo de este artículo dije que a estos partidos se les denomina erróneamente extrema derecha. Sin embargo, hay otro apelativo muy común con el que se les define con el cual yo coincido: Populistas.
Estas agrupaciones no hacen una sola crítica a los que en este blog se denomina Gran Sustitución. Critican a la inmigración por los problemas INMEDIATOS que genera (Criminalidad, descenso de los salarios, inseguridad,…) sin embargo no se hace un análisis ni una crítica profunda del fenómeno ni se plantea la posibilidad de una auténtica sustitución racial, lo cual es más bien planteado por diversos autores e intelectuales y no tanto por los propios partidos en sí.
En su defensa debo decir que comprendo que ciertas ideas o planteamientos profundos deben ser sacrificados en pos del discurso que es el que debe calar sobre la población, y que por tanto ha de ser directo y simple, lo cual impide en muchos casos la exposición de ideas complejas como sería el caso de la Gran Sustitución.
A partir de esta idea podemos empezar a desentrañar los principales fallos y lagunas que yo encuentro a los partidos identitarios:

  • Seguirá llegando población no-europea aunque sea de manera legal. El flujo se reducirá enormemente, eso sí, pero eso no quiere decir que deje de llegar población.
  • Como ya hemos comentado, no se plantea la idea de Sustitución racial, o si se hace, es de manera superficial. No se entiende como un proceso doble: Llegada de población con unas altísimas tasas de natalidad unido a una población autóctona que ni siquiera llega a los dos hijos por mujer (Por lo tanto no alcanzamos ni siquiera la cifra que permite una nueva generación de europeos) Profundizando en este principio habría que señalar que no se presentan programas destinados al aumento de la natalidad de los europeos. Los únicos principios que se han planteado ha sido la simple ayuda económica, es decir, dinero por hijos, lo cual es demasiado simple y en definitiva, insuficiente para revertir la dinámica citada. (Para profundizar en el tema recomiendo leer el artículo 5-CRISIS DEMOGRÁFICA Y BATALLA DE LOS NACIMIENTOS)
  • Las bolsas de inmigrantes continuarán existiendo: Las única repatriaciones que se plantean son las de criminales e ilegales. La población no-europea que tenga su situación regularizada actualmente, permanecerá en nuestros países. Esto, unido a las políticas que se vienen llevando a cabo desde hace tiempo de ‘’papeles para todos’’ podemos afirmar que seguirán existiendo unas enormes bolsas de inmigrantes en suelo europeo sobre las cuales únicamente se intervendrá para controlar la delincuencia.
  • Del mismo modo, a pesar de que una posible reducción de las ayudas recibidas por los inmigrantes lleve a que éstos tengan menos hijos, no quiere decir que no vayan a seguir teniendo más hijos que los europeos.
Nuevamente, las conclusiones de este apartado son claras: La inmigración no será detenida en su totalidad, si bien en teoría se verá enormemente reducida. De igual modo, no se intervendrá de manera activa en un aumento de la natalidad autóctona y las bolsas de inmigrantes ‘’legales’’ no serán expulsadas y además continuarán teniendo una natalidad por encima de los europeos, con lo cual, podemos concluir que la Sustitución no será detenida por los partidos identitarios.


Conclusiones finales
Esta última afirmación puede llegar a parecer escalofriante: Los partidos identitarios que tantos ven como la última gran esperanza de Europa serán, en realidad, inútiles. Bien, no es exactamente así.
Si bien es cierto que la sustitución racial no será eliminada por estas agrupaciones, sí que su velocidad de evolución se verá enormemente reducida por las medidas ya expuestas. Por tanto esto permitirá conseguir algo muy importante: Tiempo, recurso del cual ahora mismo prescindimos.
De igual modo el triunfo de estos partidos, junto con Trump en EEUU por ejemplo, podría suponer un durísimo golpe al Globalismo tal y como lo conocemos, y una reaparición de los que podríamos llamar economías nacionales, en detrimento, claro, de la economía global.
Por lo tanto, si bien los partidos identitarios no deben ser entendidos como formaciones mesiánicas que salvarán a los pueblos europeos de la desaparición, sí que se debe tener en cuenta que son un importantísimo avance para los patriotas de todas las naciones de Europa, además de un hito histórico ya que suponen el principal avance de posturas nacionalistas en el panorama político de la Europa occidental desde el año 1945. (Excluimos a los países de Europa del Este ya que presentan actualmente un férreo nacionalismo fruto posiblemente de haber estado subyugados en el interior de la órbita soviética durante décadas)
Con lo cual, podemos señalar que nos encontramos ante el comienzo de un cambio, de una nueva etapa histórica en la cual estos partidos no son el punto llegada, sino el inicio de un cambio que podríamos catalogar incluso como revolucionario o al menos de mayor calado.
Es por ello que, en definitiva, desde esta humilde plataforma apoyo de manera incondicional a todas estas agrupaciones, tanto a las de otros países europeos como a Respeto en España que hasta ahora está conformado por las personas más capaces y serias, y por lo tanto, son capaces de operar ciertos cambios en nuestro país. Dicho esto, soy consciente de que el triunfo de estos partidos, cuando llegue, no será el final sino el principio del algo mayor.
De igual modo no podría cerrar este artículo sin mencionar organizaciones patrióticas que no aspiran a la conquista del poder político sino que actúan a pie de calle. Nuevamente habría que traer a colación el ejemplo de Francia, auténtico hervidero de este tipo de colectivos como por ejemplo Generation identitaire. Normalmente centramos toda nuestra atención en los partidos políticos, sin pararnos a pensar en la ingente labor llevada a cabo por estos camaradas de toda Europa que se parten la cara en el lugar que verdaderamente importa: La calle.

Soy consciente de que muchos de mis lectores simpatizan e incluso se encuentran dentro de lo que en este artículo se ha denominado partidos identitarios. Les ruego que, por favor, en caso de no estar de acuerdo conmigo o si tienen algún tipo de comentario o crítica por favor los expongan en la caja de comentarios ya que de este modo considero que el texto se enriquece aún más.
Un saludo a todos y hasta la próxima.