Ir al contenido principal

NOTAS SOBRE LOS PARTIDOS IDENTITARIOS Y SU POSIBLE PAPEL HISTÓRICO

Con motivo del auge de ciertos movimientos de corte nacionalista en todo Occidente, a destacar Trump en los Estado Unidos como su principal representante, he sido testigo de como desde el área patriótica española llueven las críticas no solo a este personaje, sino a otros del mismo estilo pero que actúan en Europa por ejemplo Le Pen en Francia, Hofer en Austria, Wilders en Holanda,…
La crítica, que en sí no es algo negativo, me parece que en ciertos casos resulta un tanto carente de profundidad y sentido. Básicamente, el rechazo por parte de gran parte de los sectores nacionalistas más radicales en España viene dado por dos ideas: Una, que estos partidos son disidencia controlada y que secuestrarán la Revolución.
Creo que, al estar centrada mi página en el tema migratorio principalmente, conviene que de mi opinión al respecto de estos partidos en tanto que uno de sus principales planteamientos es el rechazo a la inmigración especialmente la musulmana.
Adelanto, por si alguno desea cerrar la página en este mismo momento, que yo, considerándome un nacionalista revolucionario, refiriéndome con esto a que tengo una ideología en muchos puntos cercana al fascismo, veo a estos partidos como algo positivo y entiendo además que tendrán un papel histórico beneficioso. Es por ello que a lo largo de este texto trataré de desmontar las dos ideas anteriormente mencionadas: Disidencia controlada y secuestro de la revolución. Ambas aborrecibles.
La base de este error de concepción viene dado primero por la incomprensión de la importancia del voto y segundo por no entender el papel que estos partidos identitarios (O de extrema derecha) tienen y tendrán en un futuro.



El voto
La importancia del voto dentro del patriotismo español está claramente sobredimensionado, muchas veces considerado clave cuando en realidad no es más que algo ínfimo y sin importancia. Un mero instrumento y sin lugar a dudas, no el más importante. Ni Europa ni España se salvará metiendo un papel en una urna de cartón, eso debe quedar claro desde el minuto uno.
La auténtica labor de un los autodenominados patriotas debe ser el activismo, siendo el voto un complemento a éste y no al revés.

El papel de los partidos identitarios
Como ya he comentado tampoco se entiende ni el valor ni el potencial papel de los partidos identitarios. Su único papel, a ojos de los nacionalistas más radicales, no debe ser más que el de barrer las estructuras de la Globalización. No serán más que un tránsito, una transición y no un fin en sí mismos. Para entenderlo mejor, deben ser vistos como el punto de salida en una carrera, no la meta; como los cimientos de una nueva Europa, no como el tejado una vez ya completada el resto de la estructura.
Conviene, sin embargo, profundizar en esta idea de cara a dejar claramente establecido que se puede esperar de estos partidos en el más optimista de los casos. Para ello, lo explicaré utilizando uno de los planteamientos marxistas básicos: Estructura y superestructura. Siendo la estructura el sistema económico y la superestructura, sostenida sobre la anterior, la política y la cultura.
Aplicando este principio a nuestra situación tenemos la estructura, es decir, la economía capitalista en su fase global, la Globalización en sus aspectos puramente económicos.
Sostenida sobre esta estructura estrictamente económica, la superestructura ideológica y cultural de nuestro tiempo: El neoliberalismo como modelo político y el pensamiento posmoderno como base ideológica y cultural.
Pues bien, la eliminación del actual sistema económico global (Estructura) supondría la caída de todo el sistema neo-liberal a escala mundo junto con el pensamiento posmoderno (Superestructura) Esta operación es lo que principalmente se puede lograr a través de los partidos identitarios.

En economía plantean la recuperación del control sobre la economía, a través de la reaparición de los aranceles, el control de la moneda, la reconstrucción de una industria pública,… En definitiva, la recuperación de una economía de corte nacional (Si bien es cierto que aún dentro del liberalismo) Estas políticas supondrían la caída de uno de los grandes pilares de la Globalización: La Unión Europea.
En política, supondría el regreso de los estados-nación, con todo lo que ello implica: Autonomía de poderes exteriores, capacidad de maniobra desde el Estado,… A este respecto también podría incluirse la recuperación de las fronteras como algo real, no meramente ficticio como son hoy.
Muy conectado con lo político, podríamos señalar lo militar, y es que la Globalización, o más bien los que la manejan, también tiene su ramificación marcial: La OTAN, un auténtico ejército internacional que ha sido desde el final de la Guerra Fría el castigo para todo pueblo que haya tratado de ir por su cuenta al margen de lo que dictasen los poderes financieros, véase Siria, Libia y otros ejemplos por todos conocidos.
La eliminación de esta ‘’Alianza’’ también supondría que los ejércitos volverían a ser operativos y útiles, ya que hoy por hoy, y más en el caso español, los ejércitos miembros no cumplen su principal función: La defensa de la nación a la cual representan.
En lo social, los identitarios supondrían la recuperación del orden. Bien es sabido que actualmente las situaciones que se viven en ciudades europeas milenarias como París o Bruselas son totalmente insostenibles.
Muy relacionado con lo social, podemos señalar la inmigración, la cual será reducida enormemente lo que, sin embargo, no supondrá el fin del avance de la Sustitución racial ya que seguirán existiendo enormes bolsas de inmigración. Este tema lo he desarrollado ya ampliamente en este otro artículo: http://gransustitucion.blogspot.com.es/2016/09/10-partidos-identitarios-la-salvacion.html
Finalmente, mencionar también la ideología y la cultura, la cual hoy por hoy está sostenida básicamente por la Globalización con principios tales como el cosmopolitismo o la idea de ser ciudadano del mundo. La caída de este discurso junto con el triunfo de opciones políticas nacionalistas, permitiría, a corto-medio plazo, la normalización de otro discurso más radical: El nuestro. De ésto ya estamos siendo testigos hoy en tanto que ideas que hasta hace bien poco eran considerables intolerables, tales como la prioridad de los nacionales o las críticas a la inmigración masiva, son ya debatidas a nivel popular. Esto no quiere decir que no quede aún muchísimo camino por recorrer.

Para mí, esto es todo lo que se puede esperar de los llamados partidos de extrema derecha europeos. Puede que hay más, pero estos son los puntos básicos. La conclusión es clara: Pueden disolver la Globalización.
Ningún patriota, ni español ni de otra zona de Europa, ve la disolución de la Unión Europea o el control de la inmigración como algo negativo. ¿De dónde viene entonces el rechazo tan generalizado a los identitarios?
La crítica, como ya he adelantado, se basa en la idea del secuestro de la revolución. ¿En qué consiste?
Pongamos el ejemplo de la nación vecina: Francia. En un hipotético futuro con Le Pen en el Elíseo, una revolución patriota será imposible ya que con simplemente el restablecimiento del orden en las calles, una gran parte de la población francesa quedará satisfecha y por tanto, jamás se levantarán para derrumbar el sistema existente.
De esta idea, se entiende que los nacionalistas más radicales, esperan, como quien espera a un Mesías, el derrumbe del sistema capitalista global por su propio peso para desde las ruinas, construir un estado nacional, social y revolucionario.
Esperar tal cosa puede señalarse claramente como un suicidio aceptado, más si cabe ante la situación demográfica que vive Europa. Si de algo carece nuestra civilización es de tiempo, y por ende, no debemos tener fe en un colapso como éste. Prueba de ello es como gran parte del movimiento nacional en España, consideró que la crisis del 2008 despertaría al español medio de la ensoñación provocada por el bienestar a partir del ladrillo. Hoy por hoy, podemos considerarnos aún el pueblo más dormido y más progre de toda Europa junto con Suecia.
Los identitarios, como ya he desgranado, pueden hacer caer la Globalización y aun así permanecemos a la espera de un colapso a escala mundo que jamás va a llegar o si lo hace, no a tiempo.
Del mismo modo esta idea invita a la inacción: Mientras que el sistema no se derrumbe no podemos hacer nada, con lo cual hasta ese día lo mejor es esperar y no dar palo al agua. Este defecto no se aplica a todos los patriotas, lógicamente, pero si a un gran número de ellos.

Sobre el papel todo queda muy bien pero lo importante es su aplicación en el mundo real, la teoría está muy bien pero sin aplicación práctica no tiene ningún tipo de validez, con lo cual, vayamos  a casos concretos para ver si se da el supuesto secuestro de la revolución:
Hablemos primera de Europa del este donde hay gobiernos fuertemente conservadores en el poder.
Podemos citar los ejemplos de Polonia, Hungría o Eslovaquia que, aún teniendo gobiernos nacionalistas y conservadores, con control de las fronteras, defensa de sus soberanía frente a Bruselas, inmigración mínima,… existen movimientos de corte fascistas con un dinamismo envidiable. Son muy conocidas, además de francamente impresionantes, las manifestaciones en Polonia, por poner un ejemplo.
El caso de Hungría también es destacable. Abro un paréntesis para reflejar la hipocresía de algunos que critican a ciertos identitarios por ser liberales como si Orbán, el primer ministro húngaro, no lo fuera también y eso no impide que sea alabado por estos críticos.
Pues bien, a pesar de que el gobierno húngaro esté formado por ‘’conservadores liberales’’ existe Jobbik, organización con fuerte presencia en el parlamento y fuerzas paramilitares en las calles de corte claramente fascistas.
Estos ejemplos son extensibles a gran parte de los países de Europa del Este incluyendo las repúblicas bálticas. Los conservadores no han absorbido a los patriotas más radicales, al contrario, el crecimiento se ha producido de manera paralela. Convendría estudiar hasta qué punto ambos movimientos se retroalimentan, pero ese ya es otro tema.
Algunos podrían reprochar que no se puede tomar a Europa del este como ejemplo en tanto que su pasado bajo la órbita comunista ha hecho que ahora el patriotismo y la defensa de la identidad sea una de las señas de identidad de sus comunidades.
Sin embargo, el fenómeno puede observarse también en Europa occidental. Tomando nuevamente a Francia como ejemplo, podemos observar como el auge del Frente Nacional, que se ha moderado con años, no ha borrado del mapa a grupos como Generation Identitaire considerablemente más radicales. Nuevamente se da un crecimiento paralelo.
¿Cómo es esto posible?
Básicamente porque en estos movimientos patriotas la militancia está claramente diferencia del voto: Un joven de Generation Identitaire puede votar al Frente Nacional en el próximo mes de abril y a nadie se le ocurriría negar su compromiso con la causa ni acusarle de ser ‘’mal patriota’’.
Del mismo modo hay que entender que el Frente nacional recoge principalmente el apoyo de personas adultas mientras que los grupos más radicales son eminentemente juveniles.
A partir de estos dos principios, se entiende perfectamente la complementariedad de las dos corrientes y el fenómeno de crecimiento paralelo entre ambas.

En España esto no funciona así. Militancia y voto sí que van unidas. La mayoría de agrupaciones se encuentran obcecadas en presentarse a unas elecciones en las que jamás van a obtener representación. Con esfuerzos sobrehumanos logran acudir a unos comicios tras otros a sabiendas de que no van ni a acercarse a los grandes partidos. Esto es así principalmente porque estos partidos provienen principalmente de la Transición, momento en el cual sí que tuvieron un apoyo en las urnas superior al actual y entienden, teorizo, que el retirarse de la lucha electoral sería un paso atrás.
Nada más lejos de la realidad, tenemos el ejemplo de Hogar Social Madrid, que sin presentarse a ningún tipo de cita electoral (Por el momento) es una de las instituciones más conocidas y apoyadas del ámbito nacional nacional.
Es por ello que más valdría orientar todos los esfuerzos a una militancia activa en las calles y dejar la lucha electoral a los de la ‘’disidencia controlada’’.

Para concluir debemos tener en cuenta que el fascismo llegó a Europa en el periodo de entreguerras de una manera radical y revolucionaria, pero hay que tener en cuenta que la sociedad de los años 20 y 30 no se parecía en absolutamente nada a la actual: El patriotismo, la defensa de la familia, la hombría, la espiritualidad,… eran rasgos característicos de las sociedades europeas. Del mismo modo, la Primera Globalización había caído fruto de la Gran Depresión y las consecuencias económicas de la I Guerra mundial. Se entiende por tanto que era un contexto totalmente diferente.
Pensar que de la actual posmodernidad se va a pasar al nacionalismo más exacerbado es absurdo. Estos partidos identitarios crearán, de llegar al poder y cumplir sus programas, un panorama político, económico, social y cultural similar al de los años 30, puede que incluso más favorable: Hoy por hoy, podemos considerar al comunismo como completamente aniquilado y la presencia de milicias y grupos paramilitares en las calles es nulo. Del mismo modo, los partidos socialdemócratas se hunden en todo Occidente, quedando como único grupo con cierto apoyo los neoliberales. Gran parte de los rivales históricos del fascismo de los años 30 y 40 ya no existen. Imaginémonos por tanto, un futuro en que la caída de la Globalización haya arrastrado también al propio neoliberalismo.


Sin más cierro aquí este texto donde he recogido mi opinión personal sobre el tema. Huelgo decir que mi intención no ha sido ofender a nadie ni menospreciar a ninguna formación del movimiento patriota en España, pero así es como veo las cosas. Sin más, un saludo.

¿Quiéres saber más?

Comentarios

  1. existen otros "identitarios", igual que te puede sorprender otros analistas sobre inmigracion y sus tendencias politicas:
    https://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2017/02/la-inmigracion-masiva-y-la.html
    Tomas

    ResponderEliminar
  2. http://www.freepdf.info/index.php?post/Lina-Juri-Arquitectos-del-engano
    creo que tepuede interesar, seguro que todo no es cierto....pero.....
    tomas

    ResponderEliminar
  3. Buenas, creo que estaría bien una entrada actualizada para poner en cuarentena a muchos de estos partidos de la denominada "alt right" europea, ya que el 90% de ellos se han puesto del lado de los separatistas: Geert Wilders y Nigel Farage son pro-separatismo, el FPO austriaco igual, un par de diputados de Afd también, la Liga Norte más todavía... Solamente Marine Le Pen ha afirmado que CAT es España. Otros partidos nacionalistas europeos que defienden la catalanidad de España son el NPD alemán, Britain First, Forza Nuova en Italia, Amanecer Dorado en Grecia (los más radicales, vamos). Saludos y mucha fuerza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas y gran aporte.
      Personalmente confiaba en un futuro ''frente patriota europeo'' que ayudase en el desmantelamiento de la UE pero la realidad me ha estallado en la cara (A mi y a muchos otros) Me temo que una visión simplista les ha llevado a creer que la ruptura de España podría perjudicar a la UE. Sea como fuere, no hay excusa.
      Queda demostrado que España está sola en la lucha por su supervivencia, a pesar de que esta ''alt right'' pueda seguir siendo útil para los puntos comentados en este artículo. Podemos decir que son un buen remido a la globalización (amenaza global) pero para el caso concreto español no servirán de nada.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ORÍGENES DE NUESTRO PUEBLO: ¿VENIMOS DE LOS ROMANOS?

En el día de hoy aprovecharé para iniciar una nueva sección en nuestro blog en la que analizaré detenidamente, y en diferentes artículos, el origen étnico de los españoles recorriendo las diferentes dinámicas protagonizadas por nuestros antepasados desde tiempos remotos. Comenzaremos hoy por el análisis de uno de los mayores imperios que el mundo ha conocido, cuna de Occidente y cuyos ecos llegan hasta hoy en día: El Imperio romano. Pues bien, muchas personas, incluidos sorprendentemente patriotas o identitarios mantienen que los españoles descendemos de los romanos que llegaron a la Península, queriendo emparentarse, creo yo, con los legendarios integrantes de las legiones. Curiosamente estas mismas personas son las que te argumentan que no descendemos de magrebíes o árabes de Al-Andalus. Antes de leer este artículo, recomiendo leer otra entrada del blog: 4- SUSTITUCIONES ÉTNICAS, ¿ALGO NUEVO EN LA HISTORIA?, ya que servirá como base para entender éste.
Entrando directamente en materia, …

14- LA GRAN SUSTITUCIÓN: EL CASO FRANCÉS

Francia. El país vecino. El territorio en el que muchos ven la cuna de Europa con el Imperio construido por Carlomagno. Sin duda una de las naciones más antiguas de Europa y posiblemente junto a Alemania el otro gran pilar del Viejo Mundo. Paradójicamente, todos estos honores no están impidiendo que hoy por hoy sea posiblemente el país europeo más afectado por el proceso de sustitución racial. Para profundizar y tratar de explicar la situación que se vive en Francia trataré los siguientes aspectos aplicados a dicho país: Distribución de la población generalDistribución de la población inmigranteTasas de natalidad por regionesZonas más dinámicas económicamenteContraposición campo-ciudadApoyo a las opciones identitarias


Siempre conviene recordar que las fuentes utilizadas para la realización de estos artículos son las oficiales por lo que debemos  tener en cuenta que no son del todo fiables ya que no responden a criterios raciales. Por ejemplo, un argelino de tercera generación será consi…

4-SUSTITUCIONES RACIALES, ¿ALGO NUEVO EN LA HISTORIA?

Muchos de los negacionistas de la Gran Sustitución apelan a que el fenómeno es algo natural y recurrente a lo largo de la historia: la historia de la Humanidad se basa en pueblos que se mueven, se desplazan, se instalan en nuevas zonas, entran en contacto con otros pueblos, se produce el natural mestizaje,… Se piensa, erróneamente, que las actuales razas que pueblan el mundo son el resultado del mestizaje de pueblos del pasado cuando realmente en el propio concepto de raza aparece intrínsecamente la idea de una continuidad biológica a lo largo del tiempo. En la entrada de hoy trataré de explicar lo mejor posible porque el fenómeno de la Gran Sustitución es novedoso en la historia, con muy pocos antecedentes comparables. Esta particularidad, el que sea relativamente nuevo, hace más difícil a la gente comprender realmente la magnitud del problema ante la falta de referentes históricos  En definitiva, la idea principal alrededor de la cual me moveré hoy es la siguiente: Es imposible lleva…